martes, 24 de marzo de 2015

Legitimidad

Después de 10 legislaturas con la Constitución del 78, es el momento de comenzar el camino hacia una legitimidad auténtica hacia una verdadera democracia.

Desde aquel 15 de junio de 1977 (la legislatura constituyente en España), han transcurrido diez legislaturas, que en general podemos decir han funcionado con esa Transición No Transitada (TNT), que dos dimos con aquella Carta Magna sancionada y publicada en 1978.

Fue, (en aquellos momentos) lo menos traumático que se pudo tejer entre la dictadura y las fuerzas democráticas, para llegar a un consenso lo más parecido a una democracia.

Aún así, después hubo un intento de golpe de estado auspiciado por las fuerzas armadas, aquél 23 de febrero de 1981, que por cierto sigue derramando mucha tinta, quien o quienes lo capitanearon.

Ya va siendo hora de que a estas alturas vayamos adoptando nuevas etapas, para no solo resolver el tema de las autonomías y su financiación, que también, sino comenzar dando un paso adelante decidido para elaborar una Nueva Ley Electoral, que se ha quedado obsoleta en este siglo XXI en que nos ha tocado vivir.

Tienen que salir los políticos en general de sus cáscaras, muy cómodas por cierto, y llegar a un consenso de todas las fuerzas políticas, para elaborar esa Nueva Ley Electoral.

O arreglamos y ponemos un sistema electoral nuevo acorde con el siglo XXI o realmente no daremos el gran paso que hay que dar para homologarnos con las democracias más avanzadas, que llevan ya mucho recorrido.

No soy ningún experto en estos temas, pero no pasa nada con copiar una ley electoral más avanzada que exista y adaptarla a nuestra idiosincrasia.

¿No se copian patentes y se mejoran? Pues eso es lo que hay que hacer. Al fin y al cabo llevamos copiando muchas cosas, durante siglos.

Copiemos mejorando y seguro que comenzaremos a encontrar nuestra legitimidad.

6 comentarios:

  1. Sería tan facilito y democrático que se aplicase lo de una persona un voto...pero claro eso no les conviene a los señores políticos que necesitan argucias para mantenerse en el poder, cosas que los hombres de bien como tú no entienden... un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sería muy fácil, pero se lo han montado de 'cine'... estoy muy desilusionado...pero no me rindo.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Esperemos que después de las elecciones generales, y con el PP fuera del Gobierno, se pueda, porque es un "clamor" de la sociedad, cambiar ésa ley electoral, y sobre todo, con listas abiertas.No olvidemos que la democracia no sólo es el votar sino EL PODER DEL PUEBLO, PARA EL PUEBLO Y POR EL PUEBLO.

    ResponderEliminar
  4. Exacto. Tu comentario, lo dice todo.
    Esperemos que esto (las elecciones andaluzas) sea el comienzo del cambio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bien dices amigo Javier, ¡¡copiemos!! ¿ y por qué no?, los pueblos que avanzan son los pueblos que adquieren, respetan y conservan su memoria. Es natural que el conjunto de la memoria común de los pueblos, sea en beneficio de los mismos para su prosperidad, por esta sencilla razón, cuando sugieres que "copiemos", claro que sí, pero de obligado cumplimiento. Con este razonamiento todos los pueblos serian beneficiados por esa ayuda mutua.

    Sería hora, viendo el nuevo panorama político que se avecina, es lógico pensar que en adelante las cosas pueden ir mejor por muchas razones, una de ellas importantÍsima es, la fácil disponibilidad de los políticos en acometer las grandes reformas que necesita nuestra maltrecha democracia, por ejemplo, las que tú has enumerado: la reforma de la Ley Electoral, el tema de las autonomías y posiblemente atajar una verdadera reforma de La Constitución.

    Con todo esto, sería fantástico ver a los políticos ponerse de acuerdo en lo esencial y bueno para el país; estoy seguro que así podríamos ver el nuevo cambio que todos esperamos. En definitiva es como decir: ¡¡ ya era hora de tener a personas honradas, que trabajen para bien de todos y no en su propio beneficio!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo en todo lo que dices, amigo Vicente.
    Esperemos que el cambio sea para bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar