jueves, 13 de diciembre de 2012

A I E

El gran futuro, los niños.
Asociación Internacional de Evaluación. Un organismo  que nos indica que estamos a la cola de Europa (dentro de los 63 países pertenecientes a la UE y a la OCDE).
Estamos por debajo de la media de la UE y de la OCDE en el tema educativo.
Si un gobierno no ve esto, es que no es un gobierno, es una absoluta chapuza en esto de gobernar.
A partir de ahí, llegan todos los males, pues un país en donde la Educación no es óptima, no llegará nunca a posicionarse en el mundo.
Si un pueblo no es capaz de saber crear grandes sabios, no llegará nunca a nada.
El problema lo tenemos sin duda en la clase dirigente.
Habría que constituir una asociación mundial en la que evaluase a la clase dirigente.
Asamblea de la ONU
AIEDM (Asociación Internacional de Evaluación Dirigentes Mundiales), es lo que propongo.
Así tendríamos una MARCA MUNDIAL para saber como están nuestros políticos y sobre todo qué notas son capaces de obtener.
Creo que no nos asombraríamos mucho con los resultados que se obtendrían. Pocas sorpresas.
El problema que se plantearía sería el de siempre, ¿quién evaluaría a quién?
¿Quien evalúa ahora en la AIE?.
¿Evaluados a los 'evaluantes'?.
Si resulta que estamos  a la cola de esa evaluación y nos dicen que las peores notas que hemos sacado son  en las materias de matemáticas, lengua y ciencia, es que el I+D+i no tiene suficiente inversión (no gasto), que aquí lo confunden erróneamente.
La Educación no es un Gasto, es una Inversión, y  lo que están haciendo es una solemne barbaridad.
Ministro WERT, déjese de cortinas de humo y genialidades y defienda con garra lo que tiene que defender, en beneficio de la ciudadanía, que no es  otra cosa que  su ministerio no recorte ni un sólo céntimo de euro.
Lo demás son ocurrencias  WERTianas.
Ministro, tome el toro por los cuernos, pero ¡ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario