sábado, 15 de diciembre de 2012

El BCE y la ABE

Lo cierto es que los que mandan en Europa, se les da de maravilla crear diferentes siglas.

El Banco Central Europeo (BCE) es el banco central de la Unión Europea, la administración que administra la política monetaria de los 17 estados miembros de la Eurozona. El BCE fue establecido por el Tratado de Ámsterdam en el año 1998 y tiene su sede en Fráncfort del Meno (Alemania). Actualmente está presidido por Mario Draghi, exgobernador del Banco de Italia.


La Autoridad Europea Bancaria  (AEB) (en inglés: European Banking Authority, EBA), está compuesto por representantes de alto nivel de las autoridades de supervisión bancaria y los bancos centrales de la Unión Europea.

Una sigla, masculina BCE y otra femenina ABE. ¿Porqué no sólo una?.
Ya están enredando estos políticos con los asuntos de los dineros, que todos sabemos son muy 'escurridizos' (los dineros, claro).
Creo que sólo hay que tener un BANCO CENTRAL EUROPEO, con todas las de la ley.
Tengo verdadera curiosidad por saber de qué hablan en la 'cumbres' en la UE.
Yo creo que las 'cumbres' están siempre muy altas y no se oyen entre ellos.
¿Cuantas 'cumbres', llevan realizadas desde la creación de Europa? Seguramente más días que el año tiene.
Creo que para lo poco que se avanza, el resultado global, es otro fracaso más de esta Europa que nos están metiendo en nuestra vida cotidiana y que nos están dejando sin respirar.
Los 27 que componen la rimbombante Autoridad Europea Bancaria, no se han enterado todavía que  para 'desatascar' la Europa actual, es necesario crear de una vez por todas un espacio fiscal único y dejarse de memeces, con alargar plazos en cada 'cumbre' sin resolver prácticamente nada. Tienen que dejar de mirarse a sus respectivos ombligos y lo que hay que hacer en estos casos, es asentar las bases de una fiscalidad única europea.
Para ello hay que potenciar al máximo el BCE (Banco Central Europeo), con todas las prerrogativas que un banco fuerte tiene que tener para contar en el concierto mundial de las finanzas.
No sé porqué me viene a la memoria un libro que leí hace mucho tiempo sobre la Primera República Española.
No sigamos con los 'provicionalismos' que no conducen a nada.
Tenemos que aprender de los errores cometidos por nuestros ancestros, para que no nos maldigan las generaciones venideras. 
No olvidemos que la historia se repite, es muy tozuda.

2 comentarios:

  1. Está claro que una fiscalidad única europea no entra en los cálculos de fraulein Merkel.
    De modo que nos ha de tocar verlas venir, sospecho que in saecula saeculorum.
    (Sigo tu blog, bienhallado a través de twitter)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tenemos que intentar lo que a todas luces, no nos dejan. En realidad todos los males vienen de los lares de Europa, es la que dicta a todos estos ineptos lo que tienen que hacer.
    Buena poesía que haces. Me gusta. Empiezo a seguirte.Saludos.

    ResponderEliminar