miércoles, 20 de marzo de 2013

Aberración

Merkel y Rajoy
Perdonar por la palabra que a mí me suena fatal. La acepción que más me va según la RAE es: 'grave error del entendimiento'.  Es una palabra que termina como premonición, acción, pendón, grandullón, revolcón, cotillón, aguijón, degradación, ursurpación,  encarcelación, ofuscación, perpetuación, aniquilación y por supuesto muchas más y todas terminan en 'ón' que es una terminación de un golpe seco de tambor.

La política a ultranza que están siguiendo los que mandan en Europa es sólo una, fundamentalmente, que pone la madre de todas las batallas en la consecución de la rebaja del déficit. Que para arreglar la crisis, todas las políticas se concentren en la reducción del déficit es, una aberración de tamaño colosal, como colosal es la deuda que dicha política nos está generando. Si por ejemplo debo 1000 y llega un momento que no puedo pagar los intereses (por ejemplo de 100), me prestan esos 100, también con su interés a pagar. Lo único que estoy haciendo es crearme más deuda que al final no podré pagar.

Si nos empeñamos (se empeñan) en reducir el déficit para salir de la crisis, otra vez se está cometiendo una aberración descomunal. Se baja el presupuesto y llegará un momento que ni podré comprar para los alimentos básicos.

Merkel
Lo que se está haciendo con esta política es sencilla y llanamente 'matar al ruiseñor' y engordar al 'señor', al de siempre y empobrece y arruina a los que antaño estaban haciendo engordar al 'señor'. Este círculo vicioso no termina nunca, a no ser que se haga como se hizo al concluir la segunda Guerra Mundial, perdonar la deuda que tenía Alemania.  Así es que o se ponen las cosas en su sitio o Europa acabará no siendo Europa. Hagan tabla rasa y comiencen desde cero para todos.

Mientras los 'medios de comunicación' amasan términos muy peligrosos, como por ejemplo la palabra 'rescate' ¿Quién rescata a quién?

Hay que arrojar por el sumidero toda esa deuda, inmoral e indigna que han creado ¿Que no se puede hacer? Sean honestos, no sigan engañando a los ciudadanos en aras de nuestras posibilidades. Sean ustedes posibles y sobre todo no sigan cargando a los mismos las culpas y los dineros que ustedes han creado y siguen amasando. No se tiren los trastos a la cabeza por el 'corralito' chipriota. pregunten antes a los ciudadanos de quien es la culpa. 

¿Los ahorros de tantos ciudadanos tienen la culpa?                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

4 comentarios:

  1. Nos empeñan para reducir su déficit democrático.
    Los préstamos, como las armas se fabrican en el norte y se disparan en el sur.
    Son préstamos que no necesitamos, pero que sí necesita el sistema financiero para seguir fagocitándonos y fagocitándose, pues ese y no otro es su destino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bien, si ellos no quieren hacer tabla rasa, si tan importante es la banca y tan despreciables somos los pobres, podríamos hacerla nosotros. No pagamos ni un duro, ni hipotecas, ni recibos ni gaitas. A ver quién necesita a quién.

    ResponderEliminar
  3. Es que en realidad no necesitamos a la banca, nos la han hecho necesitar que es distinto. Toda la razón tienes.

    ResponderEliminar