viernes, 15 de marzo de 2013

Tres cubiletes y un garbanzo


Poder Legislativo
Recuerdo de joven recién llegado a Madrid, una de las cosas que me llamaba la atención era un señor que se plantaba en la calle  con un cajón de cartón como mesa y tres cubiletes de esos de jugar a los dados y ponía un garbanzo bien pintado de color gris (eso creía yo, pero dando a la máquina de los fotogramas de la vida  era un garbanzo hermoso que había pasado muchos inviernos  en la mano de aquel personaje). 

Pues bien, me quedaba boquiabierto, cómo hacía parar dicho garbanzo de un cubilete a otro con una  rapidez y maestría de un prestidigitador, para mi era totalmente inalcanzable realizarlo.

Poder ejecutivo
Estaba el 'gancho' de turno para hacer 'picar' al 'listo' que pensaba iba a ganar un dinero fácil. Lo hacían estupendamente todo parecía normal y claro las apuestas subían y el premio  -que era adivinar dónde estaba el garbanzo-  el prestidigitador ponía cada vez más señuelo para cazar el 'listo'. Lógicamente el balance era siempre a favor del prestidigitador, aunque a veces llegaba la autoridad y todo terminaba.

Me diréis a cuento de qué viene describir este asunto.

Poder Judicial
Los tres cubiletes representan a los tres poderes de un Estado de Derecho democrático  (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) distintos como bien sabéis e independientes, y el garbanzo es la cosa pública. Los espectadores somos los ciudadanos, como siempre espectantes para saber dónde se cuecen los asuntos. Se trata de adivinar qué asunto está en cada cubilete. El prestidigitador sí lo sabe. El ciudadano, siempre despistado, pero eso sí pagando religiosamente.

Por cierto nunca llega la autoridad. La autoridad siempre se las arregla para ser inmune a uno de los cubiletes: Justicia.

2 comentarios:

  1. TRILEROS, esa es su condición, los unos y los otros. Y en sus manos estamos, porque una parte del país, siempre dispuesta a disculpar y redimir, siempre afeando a los que sin pelos en la lengua les llamamos por su nombre, sigue sin querer saber dónde se va el garbanzo y qué cubilete lo ampara. Pintarán de otro color el garbanzo y los cubiletes, pero los trileros, los mismos.

    ResponderEliminar