sábado, 2 de marzo de 2013

DEMOS UN PRIMER PASO

No tenemos mucho tiempo, es precisamente el tiempo nuestro mayor enemigo pues cuanto más tarde empecemos el cambio peor será para nosotros y sobre todo para toda esa juventud que está en paro. No podemos seguir las instrucciones 'merkelianas' por el sólo hecho de que se ha hecho con el espacio Europa.
Pero Europa no es sólo Merkel, somos muchos millones de ciudadanos que los problemas los vivimos y sufrimos con esta política tan de locura humana.

Ya no sabemos en qué escalón de la dignidad estamos. Lamentable esa soberbia que demuestran los gobernantes en seguir los dictados de una política del déficit puro y duro. Recortar gasto e inversiones por rebajar una deuda que no ha sido creada por los ciudadanos es algo totalmente inmoral y por supuesto falto de toda ética, pero es que además el 'apaga fuegos' de toda esta locura se ha dirigido precisamente a ayudar al sector financiero (bancos principalmente), ése que sin duda ha sido el creador del 'dinero falso', creando esa deuda que yo la llamo 'deuda inmoral', pero que  acabaré llamándola 'deuda criminal'. Esta deuda ha sido creada por los mismos que hicieron de las guerras su gran negocio de la avaricia, el tener más por tener. Siempre han pensado y actuado en 'tener' y jamás en 'ser'.

Esta avaricia desmedida  ha seguido su curso enfurecido hasta llegar a las privatizaciónes de  los Servicios Públicos. Pero no nos engañemos con los manidos encasillamientos de lo que denominamos tendencias de derechas o de izquierdas, el problema ha sido que cuando ha llegado al poder la llamada izquierda, ha hecho prácticamente lo mismo (me estoy refiriendo a las privatizaciones de empresas públicas), que la derecha, ha dilapidado empresas de interés público como era en su momento Repsol. Después siguieron otras muchas. Se vendíó un capital esencial para el bienestar de la ciudadanía.

Y ahora nos cuentan que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Y no digamos de los bancos y las cajas, mejor ya no quiero ni acordarme porque ¿qué ha pasado?, pues muy sencillo que los latrocinios han sido de tal calibre que ahora hemos nacionalizado pero ¡las pérdidas! Y vuelta a empezar, más deuda más pobreza como consecuencia de esa deuda, pero éso sí, se soluciona con unos decretos y a pagar los de siempre, los que la han provocado se 'van de rositas'.

Y todas las privatizaciones, (dicen los que las propician) que lo hacen porque los costes de lo público es mayor que los costes de lo privado. No me cuadra. La empresa privada busca un beneficio para que los accionistas cobren su dividendo y la diferencia abismal con lo público es que todo el beneficio revierte  directa o indirectamente al ciudadano. Tamaña falsedad tan repetida de que lo privado es más barato que lo público, que lo repiten una y otra vez para que al final se crea que es cierto. Vamos a un abismo difícil de salir airosos de esta infernal espiral en que nos han metido.

Debemos unirnos para crear un gran pacto, pero no de las instituciones actuales, sino desde abajo, en la base, que es el ciudadano, el que tiene que recordar a los políticos actuales en general, que son cargos públicos no privados y por tanto deben de respetar al ciudadano que los ha elegido.
Un primer paso a dar en el camino hacia un cambio del sistema, sería poder votar en todas las primarias de todos los partidos, con listas abiertas tanto de los partidos como de movimientos ciudadanos en general. Que todo ciudadano pueda hacerlo, sería un paso importante. 

El cambio exige un riesgo, como lo es cuando somos pequeños y nos atrevemos a dar los primeros pasos. Demos pasos sin miedo. Aprovechemos, por ejemplo las redes sociales para encauzar esta nueva savia que tenemos. Construyamos entre todos una verdadera democracia del ciudadano para el ciudadano.

2 comentarios:

  1. Javier, la codicia es la única enfermedad en la que los síntomas los puede tener una sola persona pero sus consecuencias se dejan notar en toda la sociedad.
    Cada día estoy más convencido de que el cambio, sea cuando sea, no será pacífico, y no será sino con sangre. No tengo elementos para verlo de otra manera.

    ResponderEliminar
  2. Víctor, están tensando la cuerda demasiado y esto o lo cambiamos desde abajo o no se cambiará, ellos tienen los mimbres, pero podemos hacer los cestos, quien teiene que hacerlos.El cambio se está haciendo ya, lo tenemos tan cerca que es posible que no lo veamos. En fin sigo con mi lucha, que de momento es un 'clamor' en el desierto.

    ResponderEliminar