martes, 12 de marzo de 2013

El dolor que los demás no perciben

He llegado a una conclusión casi patética. Cuando vas a despedir a alguien que quieres mucho, o sencillamente, eso es lo que crees, te das cuenta que no es del todo verdad, aunque en esos momentos se te cae todo encima y ya no te salen las lágrimas, como si los dioses te hubieran vaciado el alma.

Resulta que no es verdad, que nada es verdad total, que incluso te ríes y a veces con carcajdas sonoras por aquellos momentos vividos, de esas que todo el mundo te mira, y entonces así, de pronto te das cuenta que no todo se ha hundido en tu alma.

Existen fotogramas que van pasando rápidamente por tu mente que crees agotada, y no es verdad, no está agotada, ni mucho menos.

El tiempo es esa variable de la vida que no conoces en absoluto, es como un elástico que te puede transportar a momentos -digan lo que digan- que pueden ser muy reales.

Son vivencias de determinadas actitudes de la vida que van conformando nuestra forma de enfrentarnos a todas las situaciones posibles en este camino, queramos o no.

Hoy como observaréis no estoy escribiendo sobre actualidad política como es habitual en mí, hoy estoy vertiendo aquí mi 'política' que creo tiene mi alma.

El alma es caprichosa, pues se empeña en indagar y no se ve, no se siente, aunque se pueda intuir el dolor que los demás no perciben.

Nota.- Mi homenaje a todas las víctimas y sus familiares del atentado del 11-M acaecido en Madrid el año 2004.

4 comentarios:

  1. En nuestros corazones, pueden vivir las personas que no están físicamente con nosotros. Su recuerdo hacen que esten con nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Así es. Gracias por tu comentario José Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo, "mi dolor, como el tuyo y el de tantas personas honradas" que si lo tenemos pero no se percibe en estos casos, aúnque cuando se " les " recuerda en casa, tertulia con amigos o familiares, sí la mostramos y dejame decirte que hasta "rabia" mucha "rabia" tanto de lo que ocurrió, del por qué y de la desfachatez con la que los actuales políticos se "mofan"literalmente de ese día y aprovechan nada más que para hacer sus " políticas", Descansen en paz todos los del 11 M
    Saludos, Javier

    ResponderEliminar