miércoles, 22 de mayo de 2013

A las puertas

Puerta de Brandeburgo.
A las puertas está Alemania de entrar también en recesión. Su economía se la está jugando gracias a la receta que nos ha impuesto a todos los demás. 

Esa receta que nos han aplicado durante años contra viento y marea les puede llegar incluso al mismísimo motor de la economía europea como un bumerán y pasarles una factura tan dura o más que a la que nos han pasado al resto de la llamada zona Sur.

El sur por otra parte siempre aguantó mejor las inclemencias del tiempo en general y esta vez se verá que (lo que algunos hemos dicho y escrito desde hace tiempo) que  otras políticas eran posibles y necesarias y espero que nos den la razón, después de la masacre sufrida por el motor alemán.

El motor no era tanto motor sino una receta para salvar su economía a costa de los del Sur. Ahora tendrán que vender sus productos al sur depauperado por ella misma (Merkel) y caerá tarde o temprano en su propia receta.

Ya nadie podrá comprar sus productos pues entre otras cosas ya no tenemos dinero suficiente para pagarlos y lo que era una 'deuda refugio' de los mercados, los mismos mercados acabarán siendo los enemigos últimos del debacle que se le avecina al motor, que muy probablemente dejará de andar por las nubes de la gran economía, para arrastrarse por los mismos mercados que antaño se disputaban la deuda. Cosas del capitalismo exacerbado que nos inunda.

El euro puede sucumbír con la misma receta que lo creó. El tiempo, como siempre será el testigo único de lo que tenga que suceder. A las puertas de Alemania.

6 comentarios:

  1. Javier, ayer estuvimos hablando de los valores que se estaban perdiendo por el el egoismo de los grandes del poder. Hoy en " A las puertas", te he visto muy pesimista.Hay motivos, pero Europa tiene que cambiar, lo dicen EE UU FMI y demás organismos internacionales, y si no sucumbimos.Espero que la cerril derecha europea en bien de todo el mundo ponga la máquina de hacer dinero el BCE.Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Querido Vicente, no todo es el dinero, ya lo sobes perfectamente. Tenemos que tener más que eso, sino creo que varias generaciones perderán la oportunidad de hacer un mundo mejor.Espero que el pesimismo que dices ves en mí se troque en todo lo contrario por el bien de todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo Javier: yo estoy tan preocupado como tú, tengo 5 hijos, 2 están parados, por lo que te dije del paraguas de los pensionistas y la economia sumergida.
      Recuerda la postguerra civil o cuando empezamos la transición: había mucho paro o más que ahora; la inflación estaba por encima del 22%; yo tuve que emigrar como muchos lo hacen ahora; tambíén nuestras generaciones sufrimos los horrores del franquismo y no podimos acceder a una formación que ahora sí tienen nuestros jovenes.No creas que, es que todo lo vea bien, nada más lejos de la realidad, pero quiero ser optimista a pesar de todo. Un abrazo de tu amigo vicente

      Eliminar
    2. Puede que hoy mi escrito sea un poco pesimista, pero estos políticos son sordos y muy soberbias, no escuchan, no quieren sabar nada de otras polítcas que sí pueden paliar, lo que ellos han hecho , no nosotros, es de lo que mequejo, de que nuestros hijos han tenido una mejor formación y ahora diariamente se van a otros países, ¿para qué hemos formado gente? ¿para que los aprovechen otros que no han aportado nada? Ha sido tirar una inversión que nos ha costado mucho. En fin amigo Vicente yo te comprendo perfectamente paro esto no es de recibo, no nos merecemos esta gentuza gastando nuestros impuestos en obras faraónicas que sólo han servido para ganarse unas comisiones unos pocos. Esto no es de recibo en pleno siglo XXI.

      Eliminar
  3. Nunca estuve a favor de la unidad monetaria de hecho Reino Unido no acepto por algo sera gran clamor diario mi gran luchador no se donde nos llevan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Jacqueline, la historia está llena de utopías que han sido realidad.Un abrazo

      Eliminar