lunes, 23 de septiembre de 2013

Midamos el déficit

Déficit es una película mexicana producida por la casa productora Canana Films y la primera dirigida y actuada por Gael GarcíaDéficit es el recuento de un día en la vida de Cristóbal (Gael García), un joven burgués y prepotente de veintitantos años, fanático del hip-hop, que estudió economía y es hijo de un político corrupto de alto nivel. A través de él se observará a cierto estrato de la sociedad mexicana y su relación con otras clases sociales. Bajo la superficie de una fiesta se esconde una historia sobre la pérdida de inocencia y sobre la aceptación de que un sistema político está gradualmente llegando a su fin en México. (WikipediA).
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No voy a daros una lección de economía. Nada más lejos de ello; en primer lugar porque sobre economía ya existen verdaderos expertos, que también se equivocan en sus predicciones. La magia existe, sin duda, pero siempre tiene truco.

Me voy a referir al déficit que estamos percibiendo desde hace algún tiempo; en realidad desde que comenzó lo que hemos dado por llamar La Transición.

Para empezar, tenemos un déficit con La Corona, que a mi me gusta decir con La Zarzuela, que siempre me suena a música.

Tenemos un déficit con las Cortes Generales, que últimamente hasta se producen goteras, que 'corre el agua que se las pela', esto es: Las Cortes Generales hacen aguas, bueno, ya me entendéis.

También tenemos déficit en el Tribunal Constitucional, que todo el mundo sabe que está huérfano de independencia, ya que un pilar fundamental de un Estado de Derecho, es la Justicia -me empeño en decir que es una Pesticia-,  pero su Presidente insiste en que no pasa nada, y todo va sobre ruedas.

Y cómo no, tenemos déficit en las Autonomías, no sólo porque el ministro Montoro lo diga, sino porque efectivamente pocas Autonomías pueden llegar a las cifras, que el ministro se empeña en que cumplan. Aunque yo me refiero a otro déficit, como ya habréis adivinado.

Con un simple cálculo, podremos despejar la incógnita para medir el déficit al que me estoy refiriendo, que no es otro que  crisis de legitimidad con este Sistema.

Este déficit, por muchas medidas, decretos-leyes, órdenes ministeriales y alguna que otra ley que nos imponen desde el Ejecutivo, no podrá eliminarse, no podrá desaparecer; es un sentimiento que los ciudadanos tenemos y que es difícil de medir, pero ahí está. Cambio de Sistema, pero ya; el actual está obsoleto.

4 comentarios:

  1. Habría que sumar el "deficit europeo". Si esta Europa solo puede enriquecer a Alemania, algo no va bien... Si en 2025, se sabe ya, que de cada tres europeos pobres uno será español, es un dato espeluznante. Y, por supuesto, si sentimos que quienes gobiernan en nuestro nombre, no nos representan, algo va muy mal.
    Resultado: la desindustrialización de España, el paro, la muerte de las pequeñas empresas, la destrucción del Estado de Bienestar, el miedo al futuro.
    Saludos, Javier.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Pilar, es un déficit total. Falta un nuevo sistema, esto está acabado.

      Eliminar
  2. Dinero hay. El problema llega cuando este dinero está gestionado por políticos y no por economistas (como pasó con las cajas de ahorros y bancos, y que, en cierta medida, también ocurre ahora). El Estado español es a día de hoy un auténtico coladero en el que hay dinero para unas cosas pero para otras no. Una democracia no se puede permitir eso. Claro que...
    Un saludo, @adriantsn

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, querido Adrián, la gestión es lo fundamental, acompañada de una fiscalización auténtica de las partidas presupuestarias y responsabilizar con penas de cárcel y devolución de dinero al que las incumpla.Sea quien sea.

    ResponderEliminar