martes, 29 de abril de 2014

Castigo personal

Miguel Blesa
Hay frases que dichas en boca de un sinvergüenza, no tienen precio.

Durante la vista cara a cara entre Miguel Blesa (presidente que fue de Caja Madrid, hoy Bankia) y Elpidio José Silva, juez que en su día encarceló por dos veces al expresidente Blesa, por la investigación sobre la compra del National Bank de Florida, pronuncia sin inmutarse en esa vista lo siguiente: "sufrimiento personal y familiar" .../... y su "prestigio profesional".

Deberíamos todos escribir una carta dirigida a este individuo, que ni se merece el calificativo de señor.

Ya he dicho y escrito en alguna ocasión que el juez Elpidio José Silva no ha tenido la paciencia que hay que tener dentro de la justicia española, que más bien parece una 'pesticia' que rezuma por los cuatro costados nulo poder judicial verdaderamente independiente.

Comprendo también (como muchos de nosotros) nos pone muy tristes que una justicia, lenta y contaminada por el poder político y empresarial, no tenga la rapidez y seguridad necesarias para juzgar con los mismos tiempos y seguridades jurídicas para delincuentes financieros y económicos corruptos y de 'cuello blanco' que para los jueces que presuntamente prevarican en sus funciones.

Es decir, aquello de "la justicia es igual para todos" que con tanto acierto dijo en su momento el Jefe del Estado, tendría que ser una realidad.

¿Cómo es posible que casos como 'Gürtel', 'Bárcenas' y Nóos se dilaten infinitamente y cuando juzgan a los jueces que fueron valientes se les quite de en medio a una velocidad máxima? ¿Dónde están las garantías de tiempos y procedimientos para todos igual?

Esto sí, es para el ciudadano en general, un castigo personal.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, Javier, la frase del sinvergüenza de Blesa es una afrenta a toda la ciudadanía. Pero qué quieres que suceda en un país en el que se enterró a Montesquieu y donde se dan patadas a su cadáver a diaro. Y una precisión, el Borbón, no dijo esa frase acertadamente, la dijo cinícamente, ya lo estamos viendo.

    ResponderEliminar