jueves, 10 de abril de 2014

Ser catalán


Estaba tranquilamente, en esos momentos que de alguna forma tienes esa sensación que no todo tiene que ser malo; que muchas veces la gente te saluda con afecto y hasta efusivamente. 

Y en esas estoy mirando con curiosidad una oferta en un escaparate de esos que tienen una gran luna, cuando veo reflejado en ese gran cristal de dicho escaparate a una persona, como si estuviera esperando a que yo me retirara de ver esa curiosa oferta. 

Entonces me retiro y veo que inmediatamente se dirige a mi y me indica que ésa oferta la superan en su pueblo sin ningún problema. Como soy bastante curioso y -no me gusta hablar- le pregunto (sólo por curiosidad) cual es su pueblo, entre otras cosas por si tengo a bien desplazarme para ver esa dichosa oferta superada por la que acabo de observar.

Entrados en conversación, me doy cuenta que me suena (pues tengo un amigo conocido que nació en Cataluña) y le digo: ¿eres de algún pueblo o lugar de Cataluña? Inmediatamente me contesta que sí, que es de un pueblo catalán muy próximo a Barcelona.

A partir de entonces se dispuso a relatarme su árbol genealógico.

Resulta que el nació de la unión de una gallega y un catalán, se recrió en Madrid, y como es lógico tiene familiares en Cataluña y Galicia. También amigas y amigos en ambas regiones o naciones.

El catalán en cuestión había conocido (cuando estudiaba en la Capital del Reino) a una andaluza, para más señas nacida en Jaén que a su vez ella había nacido de la unión de una vasca y un sevillano.

Me dijo que él y su familia veraneaban en la Costa del Sol y uno de sus hijos conoció en su momento a una venezolana, formaron pareja, y ahora tenían un niño que había nacido en Brasil, pues los avatares de la vida le habían llevado (al padre por causa de trabajo) a ese país en donde seguía trabajando.

Y visto que la cosa se complicaba, me atreví a preguntar que cómo se sentía él respecto a su origen  y me respondió: 'no lo sé con seguridad' y me remató con lo siguiente: creo que me siento catalán.




12 comentarios:

  1. Buenos días, amigo Javier. Estoy bastante ocupado y tengo limitada mi entrada a twitter por esta razón, pero siempre dispongo un momento para seguirte aunque no deje señales de dicha actividad.

    Hoy sólo quiero decirte que has bordado "la pureza de la raza catalana". Así de simple es, como tú de forma tan simple y precisa la la has escrito. Todo lo demás sólo tiene una finalidad: la de envolverse en una bandera unos pocos corruptos para evitar la Justicia y seguir robando con toda impunidad a toda España y al resto de catalanes, que no están aborregados, a los aborregados ya les va bien hasta que caigan por el precipicio, allí se les acabará la idiotez y el vivir del cuento.

    Estos políticos son unos miserables sin escrúpulos que no pagarían con el garrote vil. Bien se han cuidado de adoctrinar y coartar la libertad de pensamiento para llevar a cabo su macabro propósito. !Canallas de mierda!

    Saludos Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidro, siempre tus comentarios me hacen reflexionar con lo que escribo.
      Gracias
      Saludos amigo

      Eliminar
  2. Has dado en el clavo con el sentimiento catalán muy acertado el clamor de hoy gracias maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier, buenas noches, creo q desde fuera de Cataluña no se comprende "el ser catalán" no es un sentimiento basado en la raza, de hecho el pueblo catalán es una mezcla de razas, ya en el siglo dieciocho los registros civiles recogen una población con más imigración (30% o más) q la vivida en los últimos diez años en España, no en vano ha sido una tierra de comerciantes, y por tanto de confluencia de culturas variadas. El sentimiento catalán va por otro camino, es amar la tierra q t acoge su cultura y trabajar para construir un futuro Común del cuál sentirse orgulloso, pero esto q parece básico para cualquier país es un proyecto q parece inviable dentro de España. Aún después de 30 años de transición se cuestiona nuestra lengua ( como si fuera una anomalía a corregir), dicen q la manera de humillar un pueblo es menospreciar su cultura, el caudillo lo práctico constantemente, desgraciadamente su legado educativo permanece, me explico hablamos de la riqueza cultural española, pero en verdad esa riqueza se rechaza pq se ve como inferior, sino no se explica pq en otros lugares de España a penas se conoce nada de la literatura gallega, catalana, valenciana, etc, extensible a otros campos como la pintura, el cine, se da la paradoja q vienen estudiosos europeos q se interesan más por dicha cultura q el propio país q se llena la boca de ser multiculturcalidad. Como catalán yo siempre aprecie una educación dual y la cultura Castellana la valoro, lo q ya no comprendo es q en el resto de país la diferencía sea entendida como una amenaza en lugar de enriquecimiento mutuo. Este punto es bajo mi punto de vista el q hace q muchos catalanes piensen q no tiene sentido continuar en un país q no ama tu cultura y hará todo lo posible para aplastada. Javier sólo quería darte una visión de un catalan, habrá muchas está es simplemente la mia

      Eliminar
    2. Me alegra muchísimo que mi reflexión haya sido un encuengtro de lo que de verdad yo llamo culturas. Creo que sin menospreciar nada en este mundo yo me decanto por ser un ciudadano del mundo y para el mundo y siento enormemente no tener la posibilidad de aprender más, sigo siendo un aprendiz de la vida buscando afanosamente la verdad. Quiero ser ciudadano del mundo y para el mundo seguiré trabajando por un mundo mejor.
      Muchas gracias

      Eliminar
  3. Independientemente de que Mas sea un aprovechado, el sentimiento catalán es muy fuerte en todos ellos, aunque sus ancestros provengan de mil lugares. Lo has bordado, efectivamente, será hijo de gallegos, de andaluces o de chinos, pero los que nacieron en Catalunya, o incluso los que llegaron de niños se sienten catalanes, hablan su lengua y aprecian su cultura, mucho más que la nuestra los que vivimos en otras partes, incluidos esos a los que se les llena la boca de españolidad pero destruyen monumentos y paisajes en nombre del dinero que ganan, o que roban.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Con lo que has dicho, ya no hace falta decir más.

    ResponderEliminar
  5. Bien Javier, pues a mi me ocurre algo parecido al Blasillo de Forges, hijo de canarios, nacido y criado en Galicia, con una numerosa familia en Latino América, me casé con una madrileña, hijo alicantino, he vivido en el País Valenciano, Cataluña, Aragón, Madrid, ahora entre la capital del ex Imperio y Lleida, soy algo así como "Xan Sen Terra". No me gustan los que se miran el ombligo pero respeto el que se siente de un sitio y se agarra a él, desgraciadamente o afortunadamente yo no lo siento. Cuando
    estoy en Canarias me siento canario, en Galicia ya te puedes suponer, hasta se me pone el acento. Hablo gallego y entiendo y leo el catalán.
    Como soy de izquierdas no entiendo el independentismo, soy más internacionalista, pero lo respeto así como respeto el derecho a decidir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo esa suerte de conocer y expresarte en diferentes culturas y lenguas y por ese motivo si quiero ser ciudadano del mundo de esa integridad que en realidad es hacer el bien a los que te rodean, es en realidad querer y ser ciudadano del mundo, nada más

      Eliminar
  6. Muy bueno amigo Javier, lo has definido tal como lo sentimos muchos españoles. ¿Qué sería Catalunya sin las migraciones de todas las partes de España y fuera de ella?.
    Gracias Javier. Te felicito por lo acertado y bien que cae en estos días confusos que, nos están haciendo vivir los políticos catalanes con Mas a la cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho más veces yo me siento ciudadano del mundo y como tal seguir´ñe luchando por un mundo mejor para todo ese mundo.
      Gracias amigo Vicente

      Eliminar