martes, 1 de abril de 2014

En definitiva

El Tribunal Constitucional (TC) ha dictado sentencia sobre la resolución del Parlamento de Cataluña de 23 de enero de 2013.

En dicha resolución, la que se aprueba en el Parlament  la 'Declaración de soberanía y del derecho a decidir del pueblo de Cataluña'.

En un artículo de opinión aparecido en el diario El País de 27 de marzo de 2014, el autor hace una disección de la sentencia del TC que a mi (por supuesto no soy experto en estas cuestiones si acaso al menos intento tener sentido común), me parece que en dicho artículo -firmado por Francesc de Carreras, profesor de Derecho Constitucional-  a parte de su razonamiento jurídico, llega a una conclusión que creo hay que tener en cuenta. 

Transcribo lo siguiente, refiriéndose a dicha sentencia del TC: "(...) si la Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, que tiene reconocida por la Constitución iniciativa de reforma constitucional (arts. 87.2 y 166.CE), formulase una propuesta en tal sentido, el Parlamento español deberá entrar a considerarla".

Y dice el profesor  Francesc de Carreras: 'la Constitución no es un muro impenetrable, es un cauce para que se exprese la voluntad popular. Pero este cauce, estos procedimientos, deben ser legales porque democracia y Estado de derecho son dos conceptos intrínsecamente unidos. El error es desviarse de la legalidad, error inaceptable porque es desviarse de la democracia'.

Bien es cierto que nuestra Constitución nació de un pacto del parlamento constituyente, y de eso hace ya 36 años. Significa que para seguir conviviendo todos los españoles, es necesario que podamos reformar la Carta Magna a los nuevos tiempos que vivimos, siendo conscientes de que como se hizo en su día, dialoguemos para conseguir que todos estemos a gusto en nuestro país, con sus diferencias pero también con sus afinidades para conseguir, entre otras cosas que nos respeten en el mundo.

Para ello no cabe la menor duda que el poder ejecutivo establezca ese cauce prioritario  para establecer la armonía entre los grupos y personas para que sean las más justas posibles y esto se hace dialogando.

Los tres pilares básicos de una democracia como son la libertad, igualdad y justicia, conduzcan a esa convivencia que todo Estado de derecho debe conseguir.

Efectivamente el poder judicial, para esta gran tarea debe de ser totalmente independiente.

Busquemos el cauce  del dialogo entre todos,  en definitiva.

8 comentarios:

  1. La Constitución parece que es "un algo", como los Evangelios, de obligado cumplimiento, pero que no lo es cuando a los dos grandes partidos políticos les interesa.
    Busquemos el cauce del diálogo entre todo...sencillo, pero...parece que muy difícil

    ResponderEliminar
  2. Vivimos en una falacia llamada democracia, cuando realmente nos han quitado muchos derechos sociales ¿qué remilgos tienen para hacer una reforma de la Carta Magna? ¿Es que algo intocable?
    Tendremos que dar un golpe de mano los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  3. No es intocable en tanto en cuanto la reforman cuando les interesa, con nocturnidad y alevosía (mayo 2010). Pero entonces les interesaba a ellos. ¿Una reforma que permita la convivencia, favorezca al ciudadano y les quite privilegios? Eso hoy es una utopía, como la de soñar con un consenso como el del 78. Con sus fallos y carencias fue un hito en nuestra historia, irrepetible hoy en día. Porque nos mandan unos irresponsables... Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
  4. Nos engañaron totalmente, como digo en uno de mis escritos,"La Transición no transitada" y en algún otro, fue un verdadero engaño desde las estructuras del franquismo, liderado por un monarca impuesto por el dictador y jaleado por todos los franquistas, que son ahora los que nos están desmontando lo que se ha conseguido con muchos sacrificios. Me viene a la memoria esa nefasta frase del dictador, lo dejo todo atado y bien atado.
    Por eso digo, demos un golpe de mano los ciudadanos antes de que seas tarde.
    Un abrazo Cata.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón Javier, es imprescindible el diálogo, pero me temo que con los políticos que tenemos en la actualidad el único diálogo posible es un 'diálogo para besugos' como aquellos que publicaba no recuerdo que tbo. El PP y el PSOE se pusieron de acuerdo para cambiar la Constitución con el art 135 que nos dejó a los pies de los caballos a los ciudadanos en beneficio de los bancos. Para otras cosas no les interesa. Creo que más que una Reforma Constitucional lo que necisitamos es un cambio de políticos menos inútiles y egocéntricos que los que tenemos en el presente, y menos prisioneros del franquismo que no se ha ido en absoluto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis nos engañaron y por ese motivo estoy muy cabreado, pero muy cabreado y creo que no se me va a pasar fácilmente.

      Eliminar
  6. Gran clamor el de hoy como todos los días el título X se dedica a la reforma constitucional es una vergüenza que un texto que se pactó en tiempos difíciles sólo se haya modificado porque nos obligó el tratado de Adhesión a la CEE y corren otros tiempos pero nuestros congresistas son tan vagos que no hacen nada por adaptarla a los nuevos tiempos gran clamor el de hoy maestro

    ResponderEliminar
  7. No quieren pues no les interesa, y cuando les interesa por en 24 horas solucionado reformaron el 135 y a tomar por saco, sin olerlo ni beberlo el ciudadano. Son unos sinvergüenzas. Vamos para otro récord tremendo (llevamos 36 años con esta Constitución) ¿recordando los 40 años de dictadura?

    ResponderEliminar