lunes, 7 de abril de 2014

Pues es posible

¿Y entonces qué hacemos?

Pues tú mismo, decide.

Por mí está decidido, me marcho, ya no aguanto más; lo que está ocurriendo aquí creo que ya no lo puedo soportar.

¿Y tú crees que vas a soportar en otro lugar lo que desconoces?

Pues es posible, pero si no decido ya mi marcha, te digo que no podré soportar más lo que está ocurriendo.

¿Y conoces a alguien a dónde vas?

Creo que está un amigo de un amigo allí, ya me ha dado la dirección y su teléfono. Le llamaré nada más llegar. Eso me da mucha tranquilidad y me sube mucho la moral, así me da opción a pensar con más lucidez, por lo que pueda pasar.

¿Y tú crees que encontrarás un trabajo?

Si, creo que si, pero ya me han advertido que las cosas no están para muchas alegrías, allí no atan los perros con longaniza, ya sabes a lo que me refiero ¿no?

Ahora cuando estamos charlando ¿no oyes a lo lejos una música? 

Si la estoy oyendo y creo que me está poniendo algo nostálgico. 

No te preocupes eso es que estás 'visualizando' que estás allí y que no entiendes por qué nadie te hace caso, nadie se ha dado cuenta de que has llegado. En realidad  no hay nadie perciba tu presencia, y eso empieza a mellar en tu ánimo; tu mismo lo vas percibiendo y no encuentras una salida eficaz a la situación.

Pero no te preocupes siempre habrá alguna persona que se de cuenta de que existes y de tu situación y seguro que procurará que no llegue esa nostalgia que esbozas con una sonrisa a veces estúpida, como diciendo que no te pasa nada que todo es normal.

¿Y qué hago entonces cuando me ocurra esto que me dices?

Pues no hay otra forma de superar esa situación que ponerte ante un espejo y preguntarte ¿qué hago yo aquí?

Seguro que encuentras la respuesta y dirás  sin más: pues es posible.

10 comentarios:

  1. Debería ser posible. Mira cómo está la vida que, me contó ayer mi hijo, un amigo suyo ha conseguido un trabajo en Canadá, a través de un pariente. Se está transmitiendo de voz en voz el trabajo fuera de este des-gobernado país.

    ResponderEliminar
  2. Entiendes por qué lo he escrito. Es posible, pero aquí, como tu sabes, no es posible. Conocemos casos

    ResponderEliminar
  3. Es posible para los jóvenes, si yo fuera joven haría mucho tiempo que me habría ido de este país maltratado por unos gobernantes criminales y una ciudadanía inane que le da igual ocho que ochenta

    ResponderEliminar
  4. Tengo in mente otro escrito pero muy distinto, es sobre la inutilidad... veremos que sale.

    ResponderEliminar
  5. Yo también me iría si pudiera, pero después pienso: y si nos fuéramos todos que pasaría? Sería posible entonces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería una buena opción para que se dieran cuenta de que estamos hasta los mismísimos de tantas mentiras

      Eliminar
  6. Temo que cualquier similitud con la realidad no es pura coincidencia. Enhorabuena Javier.

    Un saludo, @adriantsn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es tan dura que sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor

      Eliminar
  7. Amigo Javier, en los años 60 España estaba en situaciones similares; muchos tuvimos que emigrar, yo fuí uno de ellos.
    Después en los años finales de los 90, empezó la opulencia que duró poco más de una década; descubrimos entonces que volvíamos a ser pobres como antes.¡¡Nunca fuimos ricos, sólo fue un espejismo!!. no hemos tenido más remedio que volver a las andadas. La juventud sobretodo, se está marchando de este infierno. Aquí no hay vida para esta pobre generación de gente preparada sin poder desarrollarse en su país. lo estamos viendo todos los días. Es muy triste que un ser querido tenga que marcharse de su tierra, para poder vivir dignamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuanta verdad en tus palabras y además se que hablas con fundamento, que te voy a decir a ti, que lo estás sintiendo en tus carnes
    Un abrazo mi querido Vicente y gracias

    ResponderEliminar