sábado, 12 de abril de 2014

Voluntad política

Ya se que no me creéis, pero si, existe la voluntad política, no lo dudéis, sólo que cuesta mucho trabajo saber en donde está.

Por ejemplo, existe un simple Código de Conducta de Miembros del Parlamento, pero eso sí lo he encontrado en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico.

Mi asombro llega a una cuestión muy sencilla y es que este Código data de 1995.

Inmediatamente me pongo en una suposición -ya se que es un poco infantil- y pienso que si lo hubieran copiado nuestros políticos de aquellas fechas, seguramente bastantes componentes de nuestro Parlamento hubieran tenido mucho cuidado de no haber permitido ni un ápice cualquier caso de corrupción.

En este punto de mi reflexión, es cuando siento que en vez de llevar 36 años de democracia, creo con gran desánimo, que no llevamos ninguno.

Sigo en el Reino Unido, que por cierto son muy suyos. Fue un tal Lord Nolan al que encargó por aquel entonces primer ministro conservador John Mayor que dirigiera un grupo de expertos (eso que en nuestro actual Parlamento está tan de moda), para que fijaran las normas de conducta ética para todas las personas nombradas para un cargo público. Sencillo ¿verdad?

Como anécdota he de contar que el periódico 'The Guardian' escribió a su muerte lo siguiente: "Lord Nolan marcó profundamente la vida de este país, limpiando la vida pública de políticos corruptos".
¿Os imagináis que nuestros políticos hubieran copiado más o menos y acatado un Código de Conducta?

Cuestión creo yo de voluntad política.

8 comentarios:

  1. Ahora mismo hay varios políticos británicos encarcelados por lo que en este país consideramos 'minucias'. El problema, creo, es que además de faltar voluntad política, que desde luego, lo que falta es vergüenza. Este país, marcado por cuarenta años de dictadura fascista es, además, la cuna de la picaresca... Hacen falta muchas generaciones de bachillerados con ética.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información. ´Sería de desear que lo copiasen y se lo aplicasen con escrupuloso rigor, aunque por mi en política solo permitiría entrar a jubilados. A vivir de su pensión y las facturas por representación que fuese un juez el que las revisase, Y ambas cosas serían compatibles, el código ético y lo que yo digo.
    Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
  3. E T I C A!! Debe ser una palabreja maldita para nuestra "clase política"

    ResponderEliminar
  4. No tienen ni ética ni escrúpulos gracias por la información maestro

    ResponderEliminar
  5. Hay muchos deseos de cambiar las cosas,,, el problema estriba en que no sabemos cual reune las condiciones eticas, de clara honradez, un codigo de conducta,, que tiene que ser la base para cambiar el pais de arriba a abajo,,, ¿ quien podrias reunir tales condiciones?,, necesitamos un lider que nos guie, sin tardar demasiado, o vamos a sucumbir en un intento fallido,, nos faltan realidades, no buenas palabras. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo en el compañero Francisco de que hay muchos deseos de cambiar el sistema, liderado por un buen líder, pero también es lo que tú a veces dices: tiene que haber voluntad política y no se ve por ninguna parte.
    Amigo Javier, mucho tienen que cambiar las cosas para erradicar la corrupción.

    Alguien ve alguna iniciativa para semejarnos un poco al Reino Unido. ¡Nadie, fatal! España es única. ¡¡Somos líderes en fabricar "chorizos", me temo que esto nadie lo va a resolver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cuando una lee que en otros países los políticos dimiten por pasarse a su bolsillo 7.000 euros o recibir unos regalos o ser pillados en temas más graves como tráfico de influencias, ¡qué duda cabe!, nos sorprende. Lo mismo cuando algun@ se adjudica algún doctorado que ha plagiado. (Creo que por lo menos dos ministr@s de Merkel en la anterior legislatura renunciaron en cuanto se supo y alguien pudo demostrarlo). Aquí, no, aquí hasta se jactan de decir que tienen dos doctorados inexistentes y no pasa nada; pero esto es España.
    Saludos.

    ResponderEliminar