lunes, 5 de mayo de 2014

Señales de optimismo

Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad
Se empeñan y siguen empeñándose estos políticos que están en el actual Ejecutivo de España y se llenan la boca de "España va a mejor" y se quedan tan panchos y nosotros nos quedamos más pochos, más reducidos a un posible voto que ahora sueñan en su paraíso, no el de la cruel realidad nuestra que cada vez nos aplasta más y más.

La élite incrustada en el franquismo, apoya entusiasta los recortes y más recortes que sin lugar a dudas asegurarán y engordarán sus beneficios.

Apellidos que forman una malla inconfundible para que esos beneficios por esos recortes y más recortes sean cada vez más abultados; es la economía contra el pobre en vez de ser la economía para mejorar a los que menos tienen.

Apellidos como Koplowicz, Benjumea, Prado, Carceller, Villar Mir, Oriol, Botín y así una alargada lista que nos da sombra para nuestra desdicha; son los que antaño (hace 30 años) tenían al menos mil millones de pesetas y ahora se han transformado en otros mil millones pero de otra valuta: el euro.

Estos directivos, ahora empiezan a vislumbrar señales de recuperación económica  en España que se manifiesta ya en la entrevista realizada por PwC a 78 directivos que por cierto es la 7ª Encuesta de Alta Dirección en España (EADE).

Por ejemplo la directora de Ikea, Belén Frau ha dejado dicho lo siguiente: "2014 va a ser, probablemente el año del cambio, y en 2015 vamos a ver el crecimiento que todos estamos deseando"

Todos estamos deseando (al menos eso deseo yo) que se hagan entrevistas de este tipo, pero a colectivos tan claros como los seis (6) millones de personas paradas, para que haya otra forma de ver las cosas que suceden día  a día.

Los altos directivos están seguramente en otra atalaya bien distinta y no tienen la percepción a ras de suelo como seguramente tienen esas familias que subsisten a duras penas.

¿Será igual lo que piensan millones de personas que llevan años sin encontrar un mísero trabajo que les suponga salir del agujero  en el que están sumidos?

Me gustaría que pudiéramos contrastar ambas encuestas la de EADE y pongo por caso la otra Encuesta de los Altos Parados de España (EAPE).

Posiblemente  nos daría un enfoque distinto sobre la verdadera razón de estas señales de optimismo.

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo Javier, y sí, a los parados nadie nos entrevista ni nos preguntan, si pudieran nos encerrarían en una cueva para que no nos viesen y así mostrar solo a esos millonarios que mencionas congratulándose de sus beneficios sin que los parados ensombreciéramos su gozo ¡qué panda de cabrones!

    ResponderEliminar
  2. Primero nos hacen tontos y luego nos tratan como a tales. Y les sale de puta madre. Besitos

    ResponderEliminar