viernes, 19 de diciembre de 2014

Qué difícil es ser feliz durante los 365 días del año


Cuando finaliza un año, intentamos siempre preguntar qué hicimos mal y qué  hicimos bien durante esos 365 días que ya han pasado.

Por ejemplo debería haber sido menos duro con la gente que me rodea, debería hacer sonreído más, muchos más días de los que sonreí.

Debería haber haber ayudado a gente que de verdad lo está pasando muy mal.

Debería haber hecho tantas cosas que me da mucha vergüenza (en este repaso), no acordarme de las cosas buenas que podía haber realizado, y mira por donde me acuerdo de las cosas malas que hice y tampoco me atrevo a enumerarlas, y debe de ser para no sentirme sonrojado y además me lo descubran.

Qué difícil es ser feliz durante los 365 días del año que pasan sin avisarte, sin darte cuenta que están echando tierra a muchos días que has podido hacer a alguna gente infeliz, y puede ser que a veces te das cuentas, cuando ya no te queda la posibilidad de justificarte ante el espejo en donde te preguntas todas las mañanas qué felices podemos ser o que infelices podemos hacer a algunos semejantes nuestros.

Qué difícil es ser feliz durante 365 días,  que podrían llegar a ser años, si no estuviéramos  en nuestra misma vida.

Nuestras vidas no son racionales, ya que nuestras emociones están siempre supeditadas por las emociones de nuestros congéneres que nos transmiten.

Los estados de ánimo de los demás influyen en los otros, como si fueran fórmulas de una economía emocional, esa que hace `poco escribía en este mismo blog y lo titulaba: "Emociones".

Por eso quizás ( y sin ánimo de ofender a nadie, o sí) resulta que los que dirigen de verdad nuestras vidas, los 365 días del año, se esfuerzan en hacernos recordar que es muy difícil ser feliz durante 365 días del año.

Qué difícil es ser feliz durante los 365 días del año.


6 comentarios:

  1. Y mira que no me creo nada que tú hayas hecho cosas malas. Seguro que ni una conociendo tu bonhomía. Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias amiga Luisa, muchas gracias.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Nosotros, de poco podemos arrepentirnos, no es nuestro propósito hacer el mal a nuestros congéneres, amigo Javier. En cambio, conocemos a la gente que no hace otra cosa que amargarnos nuestra existencia, y lo hacen los 365 dias del año.
    No amigo, creo que debemos de sentirnos orgullosos de no parecernos a esta "casta" que, día a día se proponen enturviar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego no pertenecemos a esta caterva de sinvergüenzas, eso esta claro muy claro.
    Les maldigo a todas y todos estos sinvergüenzas sin parangón.
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar