viernes, 10 de junio de 2016

Coherencia



No entiendo que en este país cueste tanto dimitir de un cargo público.

¿Por qué no pueden dimitir de sus cargos públicos, en cuanto sean llamados por la justicia?

Cuando las listas electorales sean abiertas en vez de cerradas, algo, seguro, cambiará en el panorama político español.

Después del año 76, cuando se aprobó la Constitución, hemos tenido tiempo suficiente para hacer reformas de la misma y poder acompasar la letra a la realidad cotidiana de nuestra sociedad.

Ahora nos echan y lanzan descalificativos a diestro y siniestro de unos partidos a otros y viceversa.

Ya está bien de soportar a estos políticos, que desde sus parapetos de sus aparatos se empeñan en lanzarse continuamente acusaciones de si tú eres más corrupto que yo y, al contrario.

No, por favor, estamos muy hartos de esta cantinela, olvidándose de aplicar las políticas que prometen en sus programas y campañas.

Se han acostumbrado a contar papeletas obtenidas en cada elección por cada partido y sumar escaños en el Parlamento, y después, si te he visto, no me acuerdo, querido elector.

Pues no, queridos políticos, tienen que saber que lo que nos importa es que cumplan con las políticas que dicen van a aplicar, si salen elegidos.

Queremos que hagan ustedes posible una política de coherencia.

2 comentarios:

  1. Se repite una y otra vez lo mismo de siempre, amigo Javier.
    Tú, Javier, lo sabes también y mejor que yo, de lo que suelen hacer todos los políticos estando en una nueva e interesada campaña electoral; ¿qué es lo que hacen?, pues, repetir las mismas promesas que hicieron el 20D; el verdadero sentido de estos nuevos comicios, no hace falta que lo repita, pero, sí decir: que es una vergüenza obligar a los ciudadanos, repetir unas elecciones como si los ciudadanos no lo hubiesen hecho bien; los ciudadanos lo van a hacer exactamente igual, porque, los dos frentes (izquierda-derecha), van a tener el mismo peso, pero los responsables de esta macabra extrategia, sabían de antemano que iban a tener un puñado más de votos, lo cual les favorecia, sin importarles para nada los cientos de millones que suponen para el Estado ( en momentos muy críticos para nuestra economía), como no decirlo, y prolongar el sufrimiento de los más desfavorecidos.

    Todos sabemos quienes van a ser los favorecidos. Puede que de esta experiencia, salgamos con el tiempo los ciudadanos, con la lección aprendida. Creo que, tendremos alguna que otra sorpresa y no precisamente, sea de buen agrado; lo intuyo, me gustaría equivocarme, pero, me baso en los hechos vividos en estos 6 meses, después del 20D.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siguen sin resolver, por ejemplo el voto exterior de los españoles que han tenido que salir a encontrar trabajo. Como bien sabes son todo dificultades para que al final no puedan votar.
    Son unos sinvergüenzas,
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar