miércoles, 8 de junio de 2016

Mi memoria



Mi memoria se resquebraja poco a poco y parece que no lo puedo remediar, pero todavía tengo rayos de felicidad, acordándome de hechos del pasado que algunos de ellos me reconfortan.

Me he sorprendido más de una vez, recordar cosas que creía perdidas dentro de mi alma, pero afortunadamente, me vinieron a mi memoria, como por ejemplo el olor a la hierba recién cortada, al a veces denso olor de la trilla del trigo que pasa la mula arrastrando y después venteando la paja para separar el grano.

Olores intensos, únicos, que poco a poco se han ido apagando por causa de vivir en una gran urbe como es Madrid.

Pero tengo la fortuna de poder visitar un parque como el Parque del Retiro, en dicha ciudad, que me hace revivir olores, que creo son el camino inexorable de llegar a esa memoria que había creído perdida. Mi memoria.

Y con esa alegría que suscitan esas sensaciones, empiezan a revolotear saltarinas mis neuronas en esa, mi memoria, que, por cierto, suele ser en tres dimensiones.

Mi memoria resucita de su sueño perdido en la historia de mi vida.

Bienvenida sea a mis sentidos, que conectan directamente con mi memoria.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, estoy encantado de leerte, encantado de ver cierta delicadeza en tus palabras, como dibujas tus sentimientos y como los trasmites; más bien me suena a un bonito poema. Gracias amigo, en ti, veo bondad y fraternidad.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo Vicente por tus palabras.
    Un gran abrazo te envío <8>

    ResponderEliminar