martes, 14 de junio de 2016

Los papeles



Siempre nos hemos llenado de papeles. Instancias para pedir cosas a las administraciones. Recuerdo ya con cierta vaguedad, cuando el gobierno de turno nos decía que solo habría una única ventanilla para hacer toda clase de gestiones inimaginables para estar a punto con la Administración.

¿Qué pasó? Ahora todo el mundo que acude a cualquier ventanilla, en la espera de su turno, saca su móvil y empieza a teclear contra el cristal líquido con frenesí, y no hace caso a nadie, parece que son las nuevas formas de comunicarnos.

Horror me produce esta visión de esta 'nueva' sociedad. La solidaridad con nuestros congéneres es terrible. Realmente no existimos. Me temo que los lectores no hayan aumentado, en general, en este país.

Además, hay algo que me molesta y mucho.

Cuando paseo, con frecuencia veo que algunas personas están haciendo gestos con las manos, con el cuerpo o con todo a la vez, y se supone, que están comunicando con alguien, asegurando algún acontecimiento o convenciendo de alguna cosa.

Ya no nos miramos a los ojos cuando pedimos algo, solo tecleamos con rapidez en el correspondiente artilugio. Es una verdadera pena, a muchas personas, no les importamos nada.

Pero a mí sí, me interesa que cuando me están explicando algo, quiero que me miren a los ojos.

Me imagino a los inmigrantes intentando rellenar los papeles para poder seguir viviendo en un país que no conocen, con otro idioma, con otras costumbres, con otra educación. Empiezo a odiar esta sociedad que hemos construido sin tener en cuenta al otro.

Los únicos papeles que me siguen gustando, y mucho, son los libros. Los papeles que hay que presentar en las ventanillas, no, esos no me gustan.

Esos son solo, los papeles. 

6 comentarios:

  1. Lo triste es que cada día hay más papeles, se exigen más papeles para todo, y cada día hay menos libros...así nos va.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Luisa. Creo que cada día, digan lo que digan existen muchas personas, que no han leido un libro nunca.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Por ahí andan perdidos...se hace un cierto abuso de ese trasto
    llamado móvil...hay gente que lo lleva por la calle con adoración
    con la misma delicadeza que si llevase unas flores. De momento me
    he propuesto no entrar en ese ciclo...en toda mi vida no he enviado más de cuatro mensajes. Afortunadamente no todo está perdido, hay muchos libros, hay mucha gente que lee y la lastima es que no todo lo impreso merezca un mínimo standar de calidad. Un buen trabajo, Javier. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras que son sin duda de aliento, para que continuemos y dejemos a nuestros descendientes, la calidez de una conversación tranquilamente tomado un café. Efectivamente hay muchos libros, pero por desgracias (lo he comprobado en esta pasada Feria del Libro en Madrid) que había más colas para firmar un -dicen que un libro- de un tal Vaquerizo.
      Pero es cierto que existen algunos libros excelentes y eso nos salva.
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras José. Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Sí, amigo Javier, estamos entrando en una nueva era, por cierto, es apasionante ver lo que hemos avanzado en tan pocos años, pero también es verdad lo que tú trasmites; hemos avanzado mucho en como nos comunicamos, las noticias, los mensajes sms, el Facebook, twitter, whatsapp y con todo este entramado de medios para comunicarnos que, llamamos la red o red de redes, estamos más solos que nunca, porque a medida que avanzamos en la red donde las noticias vuelan, nosotros los ciudadanos, nos estamos deshumanizando y dependiendo cada vez más del móvil hasta sentirnos esclavos del dichoso aparatito.

    Con todos estos avances en las comunicaciones, nos ha llevado a ser diferentes y diría más, nos han hecho algo así como drogodependientes y todo esto como es natural, conlleva una seria pérdida de valores culturales como puede ser, leer un buen libro, como tú bien pones de manifiesto.

    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo no creo que sea pernicioso el avance de las tecnologías, al contrario es bueno, ya que cada vez sabemos más cosas que antes no sabíamos, pues sencillamente o la noticia llegaba tarde o ya llegaba distorsionada. Pero también es cierto que como dices cada vez estamos más solos aunque gracias a este artilugio he conocido a buena gente como tú.
    Un abrazo

    ResponderEliminar