viernes, 2 de noviembre de 2012

Acortar distancias

Cuando  niño  me quedó grabado eso de "la distancia más corta entre dos puntos es  la línea recta".     Imaginemos que a uno de los dos puntos lo denominamos "lo público" y al otro "lo privado".
Bien pues, cada vez la distancia entre esos dos puntos es más corta (no digo recta).
Incluso en  algunos casos, es tan corta  que se confunden los dos y llegan a ser sólo uno.
Hace aproximadamente diez años, en la Comunidad de Madrid había unos 20 hospitales públicos.
Hospital San Pedro de Logroño
Hospital de Cabueñes (Gijón)
H. Rey Juan Carlos I en Móstoles

Hospital Ramon y Cajal de Madrid
Poco a poco, en el transcurso de esos diez años (10), es decir en un plis-plás, se fueron construyendo más hospitales, pero (siempre hay algún pero), comenzaron a aparecer casi sigilosamente -al principio no era perceptible- lo que yo llamo "gestiones privadas" dentro de los mismos.
El modelo de gestión, más osado, para reducir la distancia entre esos dos puntos, es el que en su día puso en marcha en la comunidad  valenciana, el Partido Popular en Alzira (Valencia). Y parece que les debió gustar.
Asegura el sucesor de Esperanza Aguirre, Ignacio González, que es la forma más eficiente de gestión hospitalaria.
El modelo en cuestión es un tratado muy moderno, lo que yo denomino una "virguería financiera".
La Administración en cuestión oferta la "concesión administrativa", para que las empresas, por supuesto ninguna pública, construyan el hospital, y aquí está la virguería que he citado antes: la condición de la Administración, es que lo gestionen, todo, absolutamente todo. Un pase olímpico a lo privado, eso sí,  con dineros públicos. 
¿A cambio de qué?
La respuesta a esa pregunta os la dejo en el aire, para que cada uno responda lo que crea oportuno.
Como conclusión a esta práctica, la resumo tomando una cita de Victoria Camps: "La ética debe ser cuestión no sólo de cabeza, también de corazón".




3 comentarios:

  1. tu clamor me llega al alma amigo con los dineros publicos se han hecho autenticas barbaridades por favorecer a las contrataciones de los amigos constructores de los ayuntamientos que es un centro de salud para un barrio fuera del barrio, muy buena la entrada y agrezco tu clamor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es un sin vivir para mucha gente y siguen y siguen, les da lo mismo.
      Gracias, amiga canadiense.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hace ya meses comentaba en mi blog el Gran Negocio que tienen montado alrededor de la sanidad los componentes del PP. La empresa campeona de adjudicaciones es Capio Sanidad, dirigida por el marido de Maria Dolores de Cospedal, y que tiene entre sus accionistas a Rato. Con absoluto descaro, se traspasan el negocio... ¡En qué manos estamos amigo!!

    ResponderEliminar