miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cambio de modelo

Normalmente cuando a alguien no le sienta bien la ropa que lleva, se le dice  que se cambie de modelo o de ropa, para que vaya por la vida acorde con lo que le rodea. En realidad es que el caparazón que nos ponemos, tiene bastante que ver con lo que los tiempos cambiantes nos van imponiendo para no quedarnos 'fuera de onda'.
Pues bien, seguramente, quien esté leyendo ahora estas letras, habrá pensado que no me refiero al envoltorio de nuestros conocidos e incluso de nosotros mismos, sino efectivamente, me estoy refiriendo al modelo que engrana la vida económica, política, financiera y social. En definitiva a toda una filosofía de encarar la vida en general.
Debemos poner en práctica otro modelo de convivencia, dentro de ese engranaje mundial de nuestros congéneres.
Si nos enquistamos en las fórmulas actuales, orientadas  por los políticos principalmente, sobre la Europa que nos ha tocado vivir, nos daremos cuenta que lo que ha funcionado hasta ahora, ya se está acabando, ya no tiene fuerza, para seguir el camino de mejora de nuestras vidas.
Para salvar esta crisis que todo lo envuelve y lo aumenta, se llega a una conclusión que personalmente a mi me espanta. Si seguimos esta ruta actual, llegaremos, es posible, a un abismo, que no tendrá retorno, no tendrá una salida.
Esto es una especie de ovillo que se enreda y enreda en las mismas recetas desde hace mucho tiempo.
A lo largo de la historia, la humanidad se ha enfrentado a numerosas crisis, todas diferentes, y se afrontaron casi siempre con medidas que fueron jalonando diversas etapas que  se superaron con nuevos retos.
A veces en esos cambios, aparecían los 'agoreros' de turno (los que no les viene bien el cambio, pues son los que detentaban el poder), y los  vaticinadores de 'catástrofes',quedan siempre en el olvido.
Hay que afrontar esta etapa que nos ha tocado vivir. Este modelo capitalista está acabado.
Cambiemos el modelo, seamos valientes, que hay gente muy preparada para poner las lineas maestras para llevar a cabo la transformación de nuestra sociedad, creando condiciones diferentes para que este mundo sea mejor y podamos estar orgullosos de lo que hemos dejamos a las generaciones venideras.
No será fácil. Nunca los cambios lo han sido, pero cuando se hicieron, dieron sus frutos.
Como dice el profesor José Luis Sampedro: " La crisis pasará, por supuesto, pero lo hará a costa del sufrimiento de todos nosotros".
Procuremos que ese sufrimiento sea el menor posible. Todavía estamos a tiempo.


2 comentarios:

  1. toda la verdad parece mentira que en este siglo estemos con el sistema capitalista aun gracias amigo segoviano

    ResponderEliminar