martes, 20 de noviembre de 2012

Me sorprende


Me sorprende, que ya no me sorprenda nada o casi nada, al leer la prensa, escuchar la radio y muy de vez en cuando zapear con la 'tele' a ver si tengo suerte y me toca un programa que me interese.Es mi manera de jugar al 'Bingo'.
Me sorprende, que apenas no me sorprenda, que por enésima vez nos muestren la salvajada de las guerras, todas ellas incomprensibles, para mi alocada mente.
Me sorprende, que los 'señores de la guerra', por activa y por pasiva, sean los 'señores' que con sus desvaríos hagan sufrir a montones de personas  que nada tienen que ver con la ciega soberbia de  esos 'señores'.
Me sorprende, que apenas me interese saber quién dirige todos los hilos del mundo, ya sea económica o políticamente. Son todos los mismos de siempre, con sus discursos vacíos, llenos de engaños, patrañas y otras lindezas, pues sus únicas metas  son machacar y anular al otro y quedarse con el botín. Lo de siempre.
Me sorprende, (pero esta vez con agrado), que mucha más gente de la que yo pensaba se apena por la desaparición de un gran payaso, venido de allende los mares, irrumpiendo allá entre los años 1973 a 1983, en muchos hogares, con un programa  en TVE, y que con sus ocurrencias de payaso, nos hiciera reír y hasta cantar y tatarear alguna de sus canciones de gratos recuerdos. Por cierto esto ocurría en una España de transición muy complicada. Ese señor no era otro que Emilio Aragón :"Miliki". Buena gente.
Me sorprende, que a estas alturas de esta película (en la que por cierto faltan algunos fotogramas), nos digan ahora que el Banco de España, informó, -antes de 6 meses de la quiebra de Bankia- , que esta entidad tuviera más solvencia que el Santander  y  BBVA, y que dicha solvencia fuera incluso mayor que la de estos bancos. Sorprendente.
Me sorprende, que todavía no se sorprendan los secesionistas, que nuestro sistema fiscal es muy resbaladizo y que lógicamente está muy afectado por esta dichosa crisis.
Me sorprende, que todavía estemos dándole vueltas a las cifras de la últimas manifestaciones, cuando desde pequeños nos enseñaron a contar.
Me sorprende, que todavía ciertos políticos, -que debieron solucionar los problemas que ellos generaron-, cada vez los agraven más y más, alardeando en conferencias que divulgan, su estupidez.
Me sorprende, que esos mismos políticos nos vendan nuestra sanidad pública para beneficio de sus amigos de la privada.
Por último:
Me sorprende, que estos mismos políticos hayan terminado ya con mi propia sorpresa.
Estoy sorprendido.

                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario