sábado, 21 de diciembre de 2013

Derecho a decidir

Es de todos conocido, que en cualquier aspecto de la vida interesa a toda persona que tengamos la posibilidad de decidir en nuestras actuaciones en el acontecer de nuestra forma de ver la vida e incluso tener decisiones muy personales, como por ejemplo decidir si tomo un vaso de vino blanco, tinto o rosado o no tomarlo.

Decisiones que ante los ojos de los demás pueden parecer una tontuna, pero a nivel subjetivo, pueden ser importantes, mire usted. Dentro de las decisiones a las que me estoy refiriendo, considero tan importante como decidir el voto en las elecciones que se celebran, y por supuesto la decisión de no votar, votar en blanco o poner un garabato en la papeleta.

No nos regañan, ni nos cachean, ni nos detienen; son decisiones personales que mientras no molesten a mis congéneres, tengo perfecto derecho a ellas. Como también tengo derecho a ser de un partido o no, a profesar una religión o no, a viajar a un sitio o no, si quiero divorciarme o no, si quiero casarme o no.

Dentro de nuestra Carta Magna que rige nuestra convivencia puedo hacer todo o casi todo dentro de las normas que nos hemos dado. Por supuesto puedo decidir, estar de acuerdo con los numerosos Reales Decretos Leyes que este ejecutivo nos ha inundado o no estar de acuerdo.

Recuerdo cuando se aprobó el divorcio en España, fue tal el revuelo que se armó que hubo enfrentamientos dialécticos muy intensos. Las discusiones eran frecuentes y como vulgarmente se dice, corrió mucha tinta. Cualquier conversación sobre el tema, con amigos o conocidos, siempre terminábamos (cada uno con su posición), y mi razonamiento era siempre el mismo : a nadie la ley obliga a que se divorcie, pero los que quieran ahí tienen la ley, es la decisión libre de la pareja.

Por eso digo que, en general, tenemos que decidir; por ejemplo en el caso de abortar o no abortar. Este caso que está muy de actualidad por la inminente nueva norma, es un claro retroceso y  por tanto la protagonista principal que es la mujer, debe tener todo el derecho del mundo a decidir, y lo único que se debe admitir es tener una ley, como la actual, en la que se puede abortar sin peligro y con el derecho a una atención sanitaria pública. Bastante ya es la decisión que hay que tomar. Cada caso es distinto y lo que está claro es que es una decisión "dura, seria y responsable, aunque haya quienes lo dudan", en palabras de Empar Pineda, una de las fundadoras de Comisión Pro Aborto. Actualmente alrededor de 115.000 mujeres abortan al año entre 15 y 44 años, según el Ministerio de Sanidad. 

Creo que en España, en dos años, este Ejecutivo se ha separado de los Derechos Humanos y también de nuestra Constitución. Los políticos tienen que darse cuenta que están cometiendo verdaderas barbaridades con el derecho a decidir.

8 comentarios:

  1. Es cierto lo que dices, Javier, aquí no hay ya ni derechos humanos, ni libertades ni nada. Como mujer, aunque no ya en edad gestante, me siento abofeteada por una ley reaccionaria que convierte a las mujeres en úteros sin capacidad de decidir, y madres de posibles dependientes, de los que se llenará el país. Eso sí, sin prestaciones de la ley de dependencia, que se las apañen y acepten lo que les manda su dios. Estoy absolutamente indignada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu artículo de hoy, perfecto. Gracias por tus palabras, amiga Luisa. Esto es un desbarajuste entroncando en una indignación total

      Eliminar
  2. Javier, muchas veces ctiricamos lo diferente y olvidamos que precisamente ahi está el aprender de nuestros aciertos y errores. Prohibir es no madurar; cuando uno va madurando es cuando cae en errores; parece que esto ya ha quedado en el olvido. No tegamos miedo de lo que no conocemos, tengámoslo, precisamente, de lo que conocemos.

    ResponderEliminar
  3. Rara se me antoja la vez en que no te suscriba plenamente, ya me gustaria saber que vida es la que pretenden defender esta gente? Sera acaso la de los dueños de todo que precisa de mano de obra barata? http://puesacaestamiblog.blogspot.com.es/2013/12/monologo-de-un-no-abortado-estoy-aqui.html

    ResponderEliminar
  4. Pasé por tu blog y allí te contesté. Aniquilarnos es lo que pretenden

    ResponderEliminar
  5. Amigo Javier, estos energúmenos que dicen que nos gobiernan se lo van a cargar todo; ese es su cometido, ya has visto en 2 años lo que han hecho; en los dos años próximos que quedan de legislatura, nos lo van a poner todo de patas arriba. Pero, no tenemos derecho a quejarnos, no; el pueblo es el soberano, sí; ¿ se ha equivocado el pueblo?, es la voluntad del pueblo lo que prevalece. ¡¡ Así lo ha querido el pueblo!!. Ahora bien, el
    pueblo debe tomar nota, confiemos en ello!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Confío en ello, amigo Vicente, pero las encuestas que hacen son muy desalentadoras, siguen saliendo esta morralla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar