lunes, 23 de diciembre de 2013

Dividiendo la sociedad en dos

Me comentaba una persona hace unos días, que se estaba dando cuenta que los servicios públicos de sanidad, educación y justicia se estaban privatizando a marchas agigantadas, pero como si todo siguiera igual que antes.

Y me decía que no se había dado cuenta hasta que tuvo que afrontar el acudir a la justicia, porque le habían robado sus dineros en una empresa en la que había puesto prácticamente todo lo ahorrado en su vida.

Cuando decidió poner en marcha una demanda, acudió a uno de sus amigos que es abogado. Lo primero que le dijo es lo que le iban a costar las tasas judiciales, ésas que él había oído y visto en los medios de comunicación.

Comenzamos a hablar de otros temas de la vida cotidiana, como por ejemplo en la sanidad pública, la de toda la vida; pidió cita para su médico de familia, para que le viera e hiciera el chequeo pertinente como todos los años había hecho, pero en una sociedad sanitaria privada, pues hacía tiempo le habían operado de  un cáncer. Hasta entonces el había usado a esa sociedad sanitaria privada, que todos podéis poner nombre, pues es muy conocida.

Como él había pagando religiosamente toda su vida a la Seguridad Social, ahora se veía obligado -por las circunstancias actuales- se fue a la sanidad pública, que para eso tenía derecho. Solicitó por teléfono cita previa que se la dieron para el día siguiente y allá que se presentó a la hora que le indicaron.

Todo bien, pero claro dicho médico tenía que estudiar todo su historial clínico. Como era lógico necesitaba tiempo y le dijo que ahora cada vev eran menos médicos por los dichosos recortes de plantillas y demás zarandajas, y que por eso no le podía atender como el quería.

En otro punto de la conversación, me dijo que uno de sus hijos empezaba una carrera universitaria y casi le dio un soponcio, cuando le dijo lo que tenía que pagar de matricula.

Ahora sí sabía lo que pasaba en España: nos han dividido en dos partes; una parte en los muy ricos y la otra los muy pobres y en medio la cada vez más sufridora clase 'media' (mal llamada por cierto pues la media no sale entre los dos extremos), sigue siendo la parte más media que entera de esta sociedad.

Nos despedimos y dejó caer como un susurro: están dividiendo  la sociedad en dos.

6 comentarios:

  1. Sabes qué es lo triste? Pues que todo es como tú lo cuentas, lo vemos en tv, pero no le hacemos caso. Eso son "cosas" que les ocurren a otros. Solo somos conscientes cuando nos toca, cuando nos duele, y entonces pedimos ayuda, pero al igual que nosotros no respondimos antes, ahora ya no queda nadie que nos responda a nosotros....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristeza, mucha, indignación, mucha; esto es tremendo. Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  2. Sí, Javier, en dos partes, una como la del dibujo que acompaña tu texto, sentada, oronda y cresa, y otra empobrecida, maltratada y privada de todo tipo de derechos y prestaciones que, efectivamente, no se entera hasta que le toca, e incluso, olvida lo que le ha tocado a la hora de votar. Porque no se entiende qué a estas alturas, con todas las tropelías que vienen perpetrando, aún sea el PP el partido con mayores porcentajes en intención de voto. Una de dos, o este pueblo es imbécil, o cocinan las encuestas y nos mienten. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, por desgracia todo lo que dices. Creo que somos como dices y nos pasa las dos cosas, pero yo más creo que nos mienten todos, pero todos. Un asco.

      Eliminar
  3. Amigo Javier, nos consolamos unos con otros pero la verdad es que, se están saliendo con la suya. Lo van a privatizar todo, no creen en nada que sea público y el pueblo no se entera hasta que tenga que usar los servicios; aún no se han dado cuenta más de cuatro que ahora tienen que pagar si tienen un juicio o tienen que pagar la matrícula del hijo que, a lo mejor no podrá ir a la universidad por la falta de medios económicos.

    Estamos atrapados viendo como nos despojan del Estado de bienestar, sin poder hacer nada que los detengan a los corruptos que nos gobiernan.

    Cuando despierte el pueblo será demasiado tarde.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Javier, nos consolamos unos con otros pero la verdad es que, se están saliendo con la suya. Lo van a privatizar todo, no creen en nada que sea público y el pueblo no se entera hasta que tenga que usar los servicios; aún no se han dado cuenta más de cuatro que ahora tienen que pagar si tienen un juicio o tienen que pagar la matrícula del hijo que, a lo mejor no podrá ir a la universidad por la falta de medios económicos.

    Estamos atrapados viendo como nos despojan del Estado de bienestar, sin poder hacer nada que los detengan a los corruptos que nos gobiernan.

    Cuando despierte el pueblo será demasiado tarde.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar