martes, 28 de enero de 2014

Quizás


Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”. Mahatma Gandhi. 
Quizás podrán adoctrinarnos con sus postulados, sus promesas, sus frases rimbombantes, las más de las veces huecas, vacías, sólo el oropel las disfraza, pero sabemos que todo lo que nos cuentan no es suficiente, o casi todo, en forma de fórmulas que con ellas creen tener la infalibilidad de los acontecimientos por venir; pero no es así, no tienen ni idea de los 'cables' que recorren nuestras mentes, a ése estadio no pueden llegar, no pueden alcanzar ni queriéndolo, es imposible.

Quizás piensen que nos tienen adormecidos, callados, por creer que no tenemos respuestas, pero nuestras mentes siguen su maquinaria sin parar, sólo, quizás para tomar un respiro y otear lo que viene, es como si  en genera,l estuvieran repasando continuamente, hechos, formas, palabras, cifras y en ése desorden aparente, en un momento determinado encajan perfectamente y se produce la eclosión, totalmente controlada de esa fuerza que no para ni un sólo momento.

Quizás no nos demos cuenta, pero estamos librando una 'batalla' estelar de todas nuestras mentes y por fin sabremos aprovechar las enseñanzas de nuestros antepasados y así poder aplicar un nuevo Sistema para convivir sin menospreciar al otro, simplemente, aprendiendo de él y  el otro aprendiendo de él.

Seguro que esas mentes 'batallando' darán un resultado, no de confrontación, será de solución para caminar juntos y poder habilitar una vida mejor para la humanidad.

Sé que es difícil, lo sé, que el ser humano puede parecer  inhumano  (de hecho a lo largo de la historia así lo ha demostrado), pero también es verdad que tenemos muchas enseñanzas y aprovecharlas  es como una forma de liberarnos de eso que muchos dicen tiene el ser humano: el lado criminal y destructivo.

Tenemos que hacer todo lo posible para aislar ese lado y quizás lleguemos a solucionar muchas cosas.

Merece la pena ¿o no? Quizás.


14 comentarios:

  1. Merecen la pena y mucho tus reflexiones. Me encanta este tipo de reflexiones.
    Gracias.
    Un saludo:)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta !!!
    Llevaba dias preocupada por tu pesimismo. Natural, visto la manipulación mediatica que sufrimos, iba a suplicarte que dejaras de seguir las noticias, incluso iba a suplicarte que vinieras aqui para alejarte de su "doctrina del shock".
    Pero como siempre me alegras al sentir como yo que el cambio no se para, que seguimos en la lucha mas fuertes, mas decididos y mas comprometidos que nunca.

    Si Javier PODEMOS lo estamos haciendo despacio, sin prisa ni pausa, con constancia y paciencia, con lagrimas y risas, pero sobre todo ya nadie podra pararnos en esta Re- evolución que se extiende a todos los flancos.
    Te queremos.

    ResponderEliminar
  3. Veo que has recuperado el optimismo y la fe en el ser humano. Preciosa reflexión Javier, tendríamos que meditarla, y ponerla en práctica. Reflexionar sobre un mundo injusto que nos quiere imponer un escaso 1% al que hay que decir que NO, sin violencia pero con contundencia, para acabar con este injusto y maldito mundo de opresión e injusticias.
    Espero que mejores de esa incordiante gripe. Abrazo de osa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy con lentitud pero con seguridad de que me repondré de mi gripe, tos, fiebre y demás zarandajas (pero siempre pienso que merece la pena aprender del otro).
      Espero y deseo que las injusticias se vayan difuminando hasta que un día desaparezcan.
      Muchas gracias Luisa, gran profesional del periodismo. Abrazo de osezno

      Eliminar
  4. "Sistema para convivir sin menospreciar al otro, simplemente, aprendiendo de él y el otro aprendiendo de él" :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Luis. El menospreciar al otro es un hecho indigno.
      Abrazo

      Eliminar
  5. .....y sin ni atreverse a juzgar al otro.......
    Menudo post has escrito, Javier.

    ResponderEliminar
  6. Sólo juzgan los hechos, son inapelables...
    Un abrazo Luis

    ResponderEliminar
  7. Tus escritos amigo Javier, estan impregnados de sabiduría, de humildad y cargados de razón. Me entusiasma oirte decir que se aproxima un cambio o una nueva era, con lo cual tendríamos un nuevo "sistema", donde toda esta batalla se desarrollaría pacíficamente sin menospreciar al otro, simplemente aprendiendo de él y el otro
    aprendiendo de él. Maravillosas palabras cargadas de esperanza, de bondad y de querer tener un mundo mejor donde reine el amor y no la violencia.
    Amigo Javier, creo haber visto en este maravilloso post tuyo, un hilo esperanzador en la sociedad de una vez por todas, se forme una gran "eclosión" de todos a una reivindicando en paz y alegría lo que los otros nos han arrebatado.
    Tenemos buenos precedentes para estar optimistas; hemos visto a la gente echarse a la calle, cansada de tanta mentira y cansada también de nuestros malos gobernantes por ir en contra de la mayoría, y sólo mirar por sus oscuros intereses, lo hemos visto en Burgos en el barrio de Gamonal y en Madrid con las privatizaciones de los 6 hospitales.

    Sólo deseo se cumplan tus "anhelos" , que son los míos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Vicente ya sabes que las utopías pueden llegar a ser reales, y yo quiero que eso ocurra ¿por qué no puede ser? ¿es por la obcecación del ser humano? ¿es que somos tan tontos que no lo vemos? ¿para qué estamos entonces? ¿para ver pasar? ¿o para veer qué pasa? No podemos quedarnos sin hacer nada, cada uno con sus posibilidades y su saber hacer. ¿por qué nos tenemos que estar matando continuamente? En el mundo existen alimentos para todos, pero la soberbia, la avaricia humana lo empaña todo, no lo ven. Parece que estoy en un púlpito predicando, pero es lo que siente mi corazón y mi alma.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar