viernes, 10 de abril de 2015

Humildad y buen hacer

Tengo una sensación extraña, como si estuviera feliz pero con reservas. Con reservas porque pienso que existen muchas personas que no lo son.

No lo son a pesar de que desearían serlo, pero existen unos fenómenos que no pueden soslayar y esos fenómenos son gente que no puede ser limpia.

No puede ser limpia porque han mamado ser unos indeseables. Disfrutan.

Indeseables como todas élites que solo piensan en su propio beneficio.

Beneficio que no repercuten en los que nada pueden hacer, pues son los desheredados de esta injusta situación que por muchas religiones que existan, sencillamente no miran para los demás.

Los demás quieren hacer otra cosa para remediar, pero esas mismas fuerzas no pueden conseguir, puesto que unos pocos acaparan todo el poder.

Poder, que en definitiva perderán irremediablemente cuando pasen por 'taquilla' y no obtendrán nada por ello.

Ello es consecuencia del egoísmo y la soberbia que en general, invade en este mundo.


Mundo civilizado que se empeña en incrustarnos el hacer de los 'grandes'.

Grandes son las personas que nos dan lecciones diariamente con su humildad y buen hacer.

2 comentarios:

  1. Ilustra muy bien la fotografía de Mahatma Gandhi tu escrito, amigo Javier; la figura de este personaje fue todo humildad, nada de soberbia. Un claro ejemplo para el mundo, como vivir sin guerras y con amor a tus semejantes.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Exactamente eso he querido destacar en mi escrito.
    Un abrazo, amigo Vicente

    ResponderEliminar