jueves, 30 de abril de 2015

Sinceridad

Ayer tuve un día de esos que te dices, pues hay muchas personas que destilan en su proceder sinceridad y de verdad es para agradecer, pues en general, la sinceridad escasea.

Vivimos en un continuo acontecer lleno de mentiras o como muchas verdades solo aparentes. Ya no sabes a qué carta quedarte, te vuelves más bien un adivino de la supuesta verdad, esa que en un principio dices, pues va a ser verdad, pero cuando empiezas a repasar esas supuestas verdades, poco a poco van cayendo como naipes que has archivado en tu memoria haciendo castillos.

Una verdadera pena, pues empiezas a tener la sensación de que han envuelto una mentira con un papel bonito de esos que entran amigablemente por los ojos como si fuera un regalo espléndido.

Pero no, no es así, por desgracia las más de las veces son verdades de compromiso.

¿No tenéis  ese pálpito que los compromisos de los partidos políticos, casi siempre son mentiras cubiertas con palabras mágicas?

Se acercan las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo y ya muchos partidos ven 'las orejas al lobo' y los votos a conseguir cada vez son más complicados y están diciendo, proclamando, 'tertuliando' y todo lo que termina en 'ando'.

No hace mucho determinados partidos decían que ellos nunca pactarían con determinadas formaciones. 

Ahora ya se bajan del burro y dejan caer en los medios de comunicación que pueden pactar con cualquiera.

Eso, no es ni más ni menos, no actuar con sinceridad.

4 comentarios:

  1. La sinceridad es un arma de doble filo.
    Cuando una esta dispuesta a aprender conlleva estar dispuesta a asumir cambiar, evolucionar, incluso aquello de donde dije digo....

    Hice propio un lema que aprendi de un Maestro: "Yo no soy esclava ni de mis palabras" porque con ello solo frenaria el camino a decir, estaba equivocada, las cosas no eran como yo pensaba.

    Pero en politica ¿sinceridad?

    Estaba el otro dia repasando de nuevo los textos de Nag Hammadi, por su antiguedad, por su papel en nuestra historia actual. Volvia a sorprenderme que entre ellos se hallara una copia, convenientemente retocada (hace 2000 años ya "retocaban") de "La Republica" de Platón. Deberiamos repasar mil veces la opinión de Platón sobre la democracia porque 3600 años despues todavia seguimos engañandonos.

    La falta de sinceridad empieza en nosotros mismos.

    TQ muchisimo, deja de indignarte, no vale la pena. Caeran !!!

    ResponderEliminar
  2. Tú siempre me comprendes totalmente. Te prometo que mañana, no verás mi indignación por nada del mundo.
    OQM
    <8>

    ResponderEliminar
  3. Amigo Javier, ni sinceridad, ni honestidad. Vivimos en un mundo de mentiras, no se puede ser sincero y a la vez ser un personaje corrupto; la sinceridad está reñida con la honestidad y, nuestros politicos están llenos de mentiras; las autoridades judiciales, lo mismo te digo, en los casos de "Gürtel, papeles de Bárcenas" para dictar sentencia dan cuarenta rodeos para aplicar unas ridículas penas. Lo que más me " choca" de estos casos de corrupción, no tengan en cuenta el dinero publico robado de la caja pública. Tantos años robando y no van a pagar por ello. La justicia no ve delito en las "mordidas" (dinero regalo de los empresarios). ¿Hay alguien que regale dinero a cambio de nada?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Después de las sabias palabras de Frana una no sabe ni qué decir, porque ya lo dice ella todo. Sinceridad y política son palabras antitéticas. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar