miércoles, 23 de marzo de 2016

Anillos de los Árboles


Corte transversal de un pino
Desde hace mucho tiempo, llevo dándole vueltas a los Anillos de los Árboles. A.E. Douglass, fue el fundador, nada menos que en 1937, del Laboratorio de Investigación de los Anillos de los Árboles.

Pocos sabéis, que en mis años mozos hice un trabajo sobre el ideal de construcción de una ciudad.

Entonces, producto de mi inexperiencia y sí, mucha intuición, me lancé a 'construir' una ciudad moderna, basándome precisamente en la observación de un corte transversal de un tronco de un árbol.

La naturaleza siempre nos regala (deberíamos ser garantes del cuidado de nuestro planeta) las enseñanzas para no destruír nuestro entorno, para en definitiva, ser cuidadosos con lo que  nos entrega dicha naturaleza.

En resumen y para no aburrir, con mi loca mente joven de entonces, la idea mía, la basaba precisamente en el corte de un árbol que vi en los Montes de Valsaín (Segovia), y me percaté que la naturaleza era y es muy sabia.

Pensé que los primeros pobladores de nuestra tierra se asentaron en un lugar fijo; empezarían a tener necesidades colectivas de grupo, y es probable, que empezaran a pensar que necesitaban tener 'especialistas' que se encargaran de acciones colectivas; supongo que comenzarían  a surgir sitios, casas, que pudieran reunirse para intercambiar productos.

Cuando ese círculo empezó a engordar, fueron creando a su alrededor otro círculo nuevo, como los que vemos en el corte del tronco del árbol y empezarían a crear, calles o vías de comunicación para ir y venir a los demás puntos de dicha colectividad.

Así fueron creándose (seguramente) sucesivos círculos, a medida que crecían con los habitantes del lugar. Alguien avispado, creó las casas de cambio, que luego se tornaron bancos. Se vieron en la necesidad de crear hospitales, mercados y otras zarandajas.

Así, cuando ya no cabían más en ese círculo volvían a elaborar más vías de intersección y así se creaban más círculos llegando a las actuales ciudades.

Curiosidad de entonces (no sabía que existía Douglas), cuando presenté el estudio, me dieron un diploma por basarme en los anillos de los árboles.

4 comentarios:

  1. Me parece genial tu idea, cuánto daría por conocer el proyecto tal como lo diseñaste, debió ser, conociéndote, una obra de arte. Siempre lo he dicho eres como Da Vinci, un genio completo como los del renacimiento. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Luisa, me sacas los colores, eres tremenda, estas cosas son torrentes de la juventud alocada que mira por donde sin saber que existía este señor, se me ocurrió con solo ver esos círculos del corte del pino.
    Un abrazo y muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Pues los de PODEMOS han debido leer tu trabajo sobre los círculos y te han copiado; ¡¡vaya seguidores!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que, en los anillos que tiene el corte de un tronco de árbol, hay mucha información. Tuviste una genial idea para realizar un estudio cuando eras un "mocete". ¡¡Te felicito!! aunque sea con retraso 60 años atrás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar