martes, 8 de marzo de 2016

Mucho que aprender



Tenemos mucho que aprender, pero mucho, tanto que no nos damos cuenta de la ignorancia extrema que tenemos en este país. No sabemos dialogar, mejor dicho, no es que no sepamos, es que no lo hemos practicado nunca.

"Para ti, la perra gorda" Así, casi siempre se cierra o cerraba antaño, cualquier conversación que hubiéramos iniciado con alguien o en grupo. Y, normalmente no teníamos paciencia para convencer al otro.

Pues eso, sigo diciendo que no sabemos qué es dialogar. Me da hasta cierta pereza volver a plantearlo.

Me gustaría que, en general, y en particular los políticos fueran coherentes con sus frases hechas o mal confeccionadas, y tomaran lecciones de filosofía y lenguaje.

Todo o casi todo, en esta vida, tiene su pilar de construcción y apoyo, eso que la Ley Wert, quitó de un plumazo: la filosofía.

Saber filosofía, es saber de la vida, en general, y de la vida en particular de todos los componentes de esta sociedad en la que vivimos.

Tenemos tanto que aprender que yo, personalmente, me doy cuenta que no me da tiempo ni siquiera abarcar lo mínimo para que mi conciencia sepa que no sé nada.

Es verdad que creo que sé cosas, algunas, pero, a medida que avanzo en años, sé que no puedo saber mucho.

Por ello, es muy importante que los políticos, sobre todo los jóvenes, en los que seguramente, hemos puesto nuestras esperanzas -los que somos menos jóvenes-, sepan, que en esta vida hay que saber, pero saber qué es lo que significa el verbo dialogar. No voy a transcribir lo que nos dice el diccionario.

Para mí dialogar, es tener la humildad suficiente de saber escuchar al otro, y sobre todo sacar consecuencias positivas de lo que me está diciendo.

Dialogar, no es encerrarse en el castillo inexpugnable de cada uno, dialogar es abrir las puertas a lo que nosotros creemos es inamovible, es decir, sino es así como nosotros decimos no puede ser de otra forma.

Hagamos posible un cambio de mentalidad, de hacer, de caminar haciendo camino, no solo expresando palabras, hay que ponerse a trabajar con todas las posibilidades, no importan las ideologías, importan los hechos, las formas de ejecutar políticas que sean asumibles por los ciudadanos, que en definitiva se puedan realizar.

Los ciudadanos tenemos que comprender. Queda mucho que aprender. 


4 comentarios:

  1. Efectivamente estamos perdiendo la poca capacidad de diálogo que hemos tenido habitualmente.

    ResponderEliminar
  2. En pocas líneas has dicho muchas verdades amigo Javier.
    Es verdad todo lo que dices, los españoles no sabemos dialogar, lo estamos viendo todos los dias; supongo que esta cuestión tiene mucho que ver con la Ensenanza y también mucho que ver con los pésimos ministros de Educación que hemos tenido, como Wert.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar