miércoles, 16 de marzo de 2016

Viejo mojón



A estas alturas de la película que llevamos rodada con diferentes planos, contraplanos, espantadas, retornos, aproximaciones, líneas de encaje y de encuadre y toda la parafernalia que arropa a este resultado de las elecciones generales pasadas del 20-D, creo que habrá que ir pensando en elegir a un candidato que sea filósofo. 

Tendrá que tener profundos conocimientos en psicología aplicada a la política, en definitiva, alguien para  ocupar un sillón presidencial de un gobierno que conozca perfectamente la enrevesada  y casi siempre soberbia mente de la que suelen alardear los políticos de turno.

Tenemos que llegar a tener un consenso suficiente para estar de acuerdo en elegir a ese filósofo que haya vivido lo suficiente para aprehender todas las lecciones posibles a lo largo de su vida y que no tenga que haber pasado por ninguna de las primarias.

No se entiende que después de ser elegido candidato por sus huestes, acabe vilipendiado a diestro y siniestro cuando comienza a pactar y dialogar, y le pongan a caer de un burro.

Mientras, los ciudadanos asistimos a un asombroso acoso y derribo, sin entender que no hayan comprendido nada de lo que significa los resultados de las dichosas elecciones.

No me interesan los expertos en políticas de imagen, me interesan los filósofos que saben muy bien distinguir lo que es bueno y lo que no lo es, para los ciudadanos.

Al albor de las crisis siempre aparecen los mesiánicos populistas que lo que hacen es emplear las técnicas del miedo y del odio.

Me decepciona, en primer lugar, porque aquél 15-M fue el germen de la explosión de los indignados, que, efectivamente estábamos hasta más allá de las narices de que las mayorías hicieran con nosotros lo que les venía en gana.

Aquella Troika, que no ha desaparecido, sus políticas nos han hundido más y más, y eso es y va a ser muy difícil que la próxima crisis, que ya está ahí mismo, podamos evitarla.

Dejemos que un filósofo nos guíe por el camino adecuado y abandonemos, de una vez por todas al viejo mojón.

2 comentarios:

  1. Amigo Javier, veremos si por fin llega la cordura y la sensatez a nuestros politicos y, se pongan a trabajar en serio que buena falta hace para poder restablecer todo lo que el Gobierno de Rajoy nos quitó.

    Creo que, algunos políticos están mareando la perdiz, para ver si al final no hay entendimiento y se va a unas nuevas elecciones. Como tú bien dices: tendremos que poner al frente a ese personaje "filósofo" y enseñe como se gobierna un país.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar