lunes, 23 de mayo de 2016

Corrales



De pequeño me encantaba ir a algún pueblo, y casi siempre, en cualquier casa había un corral en donde picoteaban las gallinas, y veía que ponían huevos que luego disfrutábamos comiéndolos.

Me asombraba enormemente que cada día ponían y recogíamos con regocijo.

Ya ni os cuento cuando me llevaban a casa de algún vecino del pueblo que además del corral de las gallinas tenía otros corrales, me refiero a los que tenían engordando a enormes cerdos que se rebozaban literalmente en el barro que ellos mismos producían.

Me quedaba mirando esos animales, pensando seguramente, que en su momento comería un jamón exquisito en un pan estupendo en forma de hogaza que también horneaban en esa casa.

Ahora, después de bastantes años transcurridos, me topo con otros corrales, pero estos no me sugieren lo que he escrito más arriba; lo que me producen es vergüenza suprema estos corrales que contemplo en las fotos de los medios de comunicación escrita.

Encuentro personas que están viviendo como si fueran animales. Encerrados entre alambradas de espinos y cuchillas. están niños, ancianos y cualquier persona que han hacinado unos energúmenos dirigentes de la UE, y que ellos denominan campos de refugiados.

Lo único que puedo decir ante estos corrales, es que siento una vergüenza inmensa de pertenecer a la Unión Europea ¿De qué unión hablan?

Lo que están haciendo es desunir a las personas que han tenido que huir de sus países, seguramente por una guerra propiciada por esa misma Unión Europea.

No tienen que existir estos corrales.

2 comentarios:

  1. No sé que decirte amigo Javier. Este vergonzante tema que, ya hemos comentado varias veces, me da la sensación de que en vez de políticos en nuestra UE, tenemos a las brigadas SS Hitlerianas cuyo cometido era exterminar a toda una raza.

    ¿Por qué se comportan como verdugos?, lo único que quieren es que Turquía colabore en esta inhumana contienda.

    Comparo esta situación de los turcos, con la de los judios que se prestaban ayudando a los nazis a engañar a sus hermanos judios para que fueran a las duchas cuando en realidad lo que salía de ellas no era agua, sino gas para matarlos y luego incinerarlos. ¿De verdad serán capaces los turcos de portarse tan cruelmente con sus hermanos sirios?

    Hecha esta reflexion amigo Javier, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, lo primero es agradecerte ese abrazo que sé es fuerte y sentido, ya que me entiendes perfectamente en todos mis escritos.
    Estoy harto, pero muy harto de todo lo que están haciendo los sinvergüenzas que dirigen la UE.
    Por lo demás, como siempre, los de a pie somos los únicos que resolvemos todas las barbaridades que hacen estos inútiles.
    Ahora te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar