miércoles, 11 de mayo de 2016

Mienten



Mienten más que hablan, que ya es decir. Sí, mienten con desparpajo, con indolencia, sin ninguna vergüenza, ninguna.

Y lo peor es que se lo consentimos y muchas personas se lo premian votándoles.

Volverán a votar a los que mienten con alevosía, diciendo que ellos no sabían que estaban robando.

¡Qué desfachatez! Sí, una desfachatez que no logro comprender. 

Les pillan con las manos en la caja pública y encima se vanaglorian de hacerlo con sociedades opacas a nuestro sistema fiscal.

Des-facha-tez. Así como suena, me ponen los pelos como escarpias, los pocos que tengo, pero como escarpias.

Nos mienten, incluso más que hablan y eso que hablan y mucho, y encima son mentiras que nos sacuden con su soberbia, esa que enarbolan como si fuéramos inferiores y no entendiéramos que nos roban y roban.

Sí, es una insultante desfachatez ¿Y qué hacemos los robados? Nada, lo que se dice nada.

Será que solo servimos para que ellos se aúpen a esa azotea que todo lo vislumbra, incluso el bien y el mal para todos los administrados.

Será, sin duda tiene que ser esto, pues los de a pie no alcanzamos a ver el bienestar que también nos han ido hurtando poco a poco o de sopetón, en algunos casos. Será.

A veces, creo, que los integrantes de este país somos muy raros, nos mienten y no nos inmutamos, ni siquiera nos echamos a la calle para protestar, que sabemos no suele servir para mucho, pero incordia un montón. 

¿Cuándo saldremos de esta placidez falsa? Quiero pensar que ya queda menos para poner en su sitio a esta variopinta gente que se creen dioses, como si estuvieran por encima de los que, en definitiva, les damos las actas de diputados.

Pero, pase lo que pase, no nos olvidemos nunca: mienten.

4 comentarios:

  1. Artículo lleno de sabiduría y buen sentido mi querido amigo.
    Abrazo de osa casi feliz.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga Luisa, se te agradece tu comentario y me alegro un montón de tu casi felicidad
    Un abrazo <8>

    ResponderEliminar
  3. Mienten, nos roban y encima se vanaglorian de sus viles hazañas, amigo Javier.

    Parece que no aprendemos la lección, desde que tenía uso de razón, llevo viendo siempre lo mismo: prepotencia, abuso de poder, desfachatez y mucha caradura; pero lo más sorprendente es, lo poco que aprendemos de sus abusos para echarlos a la puñetera calle.

    Ya podemos adelantar acontecimientos: el PPopular va a volver a ganar las próximas elecciones, a pesar de lo mucho que ha llovido y sigue lloviendo, sobretodo en: corrupción, abuso continuo de poder. ¡¡Será que nos gusta el masoquismo!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me pone de los nervios el que pueda ganar de nuevo el partido que nos ha hundido estos cuatro años

    ResponderEliminar