miércoles, 4 de mayo de 2016

La casta



Ya no es lo mismo, ya es diferente. Pablo Iglesias ha perdido esa posible frescura de cuando organizaba charlas en el 15-M.

Ahora ya tiene formas de aquello que criticaba con furor: la casta.
Ya no le gustan algunos medios de comunicación que le escriben cosas en el periódico que no le parecen adecuadas.

Deja en el aire de sus comparecencias ese tufo que todos tienen cuando se les critican y no es de su gusto.

Iglesias debería mirarse menos su ombligo y más los de los posibles electores que tendrán que pedirles su voto.

En Twitter puntualizó: "Siento haber ofendido y pido disculpas. No debí personalizar. Pero dije la verdad".

La mayor parte de los periodistas que asistían a un acto en la Universidad Complutense de Madrid el 21-04-16, se despachó a sus anchas, criticando a Álvaro Carvajal, reportero del diario El Mundo.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) condenó las críticas que hizo Iglesias y en un comunicado dijo: "El señor Iglesias no puede, como diputado que es y, por lo tanto, representante político de todos los españoles, atacar de esa manera totalitaria el ejercicio de la libre información".

Por otra parte, la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP), manifestó también su rechazo: "La mofa, el escarnio, la ridiculización hacia un informador resultan absolutamente intolerables en una sociedad libre, abierta y democrática".

Está bastante claro que la no consecución de los cielos por Podemos, lo tiene complicado y ahora lo complica más, ya que se han vuelto rápidamente eso que Iglesias criticaban a las mil maravillas: la casta.

Sí, la casta política tan criticada y se ufanaba de no pertenecer a ella. Pablo Iglesias, en su busca del poder, no sólo quiso asaltar a los cielos, que también, es que ya se ha montado en esa casta, que tanto le disgustaba y aterraba.

Aprender de los errores es de sabios y saber rectificar es de humildes. Señor Iglesias, libérese de la casta.

2 comentarios:

  1. Le has dado en el clavo, amigo Javier. Los que tanto han criticado a la casta, ahora son ellos mismos metidos de lleno y con mucha arrogancia, deberian aprender a ser mas humildes y bajarse un poco de la parra, no les favorece nada esa actitud prepotente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo van a sentir en estas nuevas elecciones. Aunque tampoco estoy muy seguro.
    Veremos.
    Un abrazo amigo Vicente

    ResponderEliminar