martes, 15 de octubre de 2013

Democracia



Como bien sabemos "democracia es una forma de gobierno en el que el poder político es ejercido por los ciudadanos".

En principio nada que objetar a la definición primera que una vez consultado el RAE, he encontrado. 

Otra definición en el mismo diccionario: "Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes".

Vivir en democracia pues, es vivir en una sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etc.

Me interesa resaltar que básicamente la democracia se puede dividir en dos grandes formas, una la democracia directa y otra la representativa. La primera de ellas es la democracia más pura, tal como los atenienses la vieron, es decir las decisiones las toma el pueblo soberano en asamblea. La segunda es decir la representativa o indirecta es la que el pueblo se limita a elegir representantes y ellos tomen las decisiones.

Por supuesto que en la práctica existen muchas variantes del concepto de democracia. En Occidente, en general, las democracias más extendidas son las representativas. Las democracias modernas han derivado a establecer un complejo sistema de mecanismos de control de los cargos públicos. Una característica actual de la democracia muy importante es lo que se denomina la 'regla de la mayoría', y es aquí donde creo que en la democracia de España, es el gran fallo, ya que se vuelve antidemocrática,  pues esa mayoría que puede ser 'absoluta', conlleva a una verdadera dictadura para las minorías y así daña los derechos humanos de todos los individuos y por supuesto los grupos sociales.

España, al ser una Monarquía Constitucional, (como por ejemplo Gran Bretaña, Holanda, Canadá, Jamaica, Japón, Malasia etc.), tiende a reducir el poder del rey, pero de hecho concretamente en el caso de España, prevalece  el privilegio de la impunidad y no puede ser juzgado por delito alguno. Por eso muchos pensamos que este tipo de monarquías constitucionales dejan de ser democráticas en el sentido al que antes me he referido.

Pero lo que me preocupa seriamente en España es que la 'democracia' está basada en el 'poder' de los partidos, es decir es una democracia muy sui géneris, ya que es en realidad un poder de los partidos, es lo que se ha dado en llamar una 'partitocracia', es decir el gobierno de los partidos, no del pueblo soberano.

Por ello, yo creo que debemos darnos un sistema basado en la República, que es el gobierno de la ley.

He dicho otras veces que en España, no existe verdadera democracia, existe el gobierno de los partidos que son los que proponen a los que nos van a gobernar. Nótese que además, según la Ley Electoral que tenemos, no existen listas abiertas, por lo que ¿donde está la soberanía del pueblo? No tenemos un verdadero  sistema en democracia.

6 comentarios:

  1. Amigo Javier:
    Tienes razón, en España no existe una verdadera democracia; los dos grandes partidos, son los primeros que no les interesa la democracia plena. ¿ Hay alguien que promueva el cambio de la ley electoral?, ¡ nadie!. En el Congreso, no se ven ánimos de modificar la ley, los únicos que deberían promover el cambio son: el PP y el PSOE .
    ¡¡Tenemos "partitocracia" para rato!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente,por desgracia, si alguien no lo remedia, tenemos para rato el gobierno de los partidos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. El agravante de nuestra monarquía es precisamente su "herencia", es decir, el rey fue designado directamente por el dictador Franco, y la dinastía borbónica no ha lucido especialmente en España. Pues mira por donde, la herencia, que ha servido de argumento para justificar lo injustificable, parece no ser argumento válido para cuestionar la conveniencia de plantear otra forma de estado más acorde con los tiempos que corren.
    Respecto a lo que comentas sobre la partitocracia que padecemos creo que tu diagnóstico es correctísimo el problema radica en el tratamiento. Ponerle cascabeles a PP y PSOE, para que la ciudadanía pueda estar atenta por donde anden ambos, no sería mala solución, el problema es casi irresoluble con la lógica usual. es decir, con la del famoso caso de los ratones: ¿quién le pone los cascabeles a esos gatos? Creo que los ratones debieron tirar de astucia y cooperación. Si hubiesen pedido ayuda a sus parientes más sabios, los "ratones coloraos", quizás otro gallo les hubiese cantado.
    Moraleja de este cuento: localicemos a los auténticos "ratones coloraos" y sigamos sus sabios consejos sin desmayo ni desesperanza hasta que los gatos se vean obligados a cazar cucarachas para comer.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu comentario, amigo Antonio, especificas perfectamente todo lo que he querido decir en mi escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La democracia en éste país salta en añicos únicamente por nombrarla, es tan poco demócrata como para ser el país laico más ultracatólico que pueda existir, tan intransigente con los ciudadanos que despiden, fiscalizan, critican... al funcionariado cuando ellos son tan funcionarios como el último bedel de un ministerio, tan intolerante que criminaliza a los que buscan en otro curro o unas chapuzas lo que necesitan para completar el ridículo sueldo primero, cuando ellos cobran por infinidad de conceptos, muchos de ellos sin cotizar, tan peregrinos como dietas y vivienda incluso viviendo en La Moncloa a todo cubierto.
    Reniego absolutamente de éste gobierno, por injusto, por incapaz, por insolidario, por demagogo, por "A", "B" y hasta "C", por sobres y por bajos... pero no confío en los que se fueron, en los que vendrán, en los que empujan...
    Las palabras tienen el contenido que demuestran los hechos y la palabra "democracia" la han vaciado de cualquier resquicio de lo que debía ser, han matado la confianza que se les ofrece con el voto y se niegan a devolverlo, saben que se vive muy bien en su mundo, yo no voto, nunca he votado, pero eso no es argumento para no poder opinar, ellos mienten elección tras elección y les importa un carajo, espero que llegue un día en que esas urnas que desempolvan de cuando en cuando se les queden vacías porque todos les den la espalda.
    No merecen ni el desprecio, pero son como las garrapatas, una democracia como ésta no tiene nada de demócrata, una monarquía en éste siglo es tan anacrónica como la iglesia, principio y final de todos los males... salud.

    ResponderEliminar