jueves, 24 de octubre de 2013

Pantalla grande, cola enorme


Los días 21, 22 y 23 de Octubre de 2013, se pudo asistir a la proyección de una película en pantalla grande (cine) y disfrutar de su proyección por el módico precio de 2,90 euros, si, así es. Supone una rebaja muy sustancial del precio de entrada normal.

El ministro Montoro, que todo el mundo sabe lo que elucubra para cuadrar cuentas; ajustándonos a nosotros las nuestras; hizo una declaraciones -como suele ser últimamente- bastante desafortunadas, en las que soltó por esa 'boquita' de piñón, una cosa parecida a que en España, se hace un cine malo.  Lógicamente se metía con las subvenciones a la producción de películas de la industria cinematográfica, como queriendo decir que para esta 'pandilla' de los cómicos no necesitaban ninguna ayuda.

Tal es el desaforado enroque que tiene el Gobierno de España con las recetas de los recortes - desafortunados todos y muchas veces inhumanos-  no solamente Sanidad Pública, Educación y Dependencia, sino que  también arremeten contra una industria, que por cierto nos ha dado algún que otro Óscar de Cine, si, ese que es famoso en el mundo. Durante estos días se ha demostrado que cuando se ayuda a esta industria, la gente responde sin paliativos,  y las colas enormes que se han desarrollado en las entradas a los cines, han sido de época. 

Ministro Montoro, le voy a tener que invitar a una sesión de cine por 2,90 euros; pero mejor pagase usted la entrada, porque con ese afán recaudatoria que tiene, no vaya a ser que luego me llame Hacienda y me ponga una multa por no haber declarado la 'donación' y tenga la desagradable sorpresa de utilizar esa medida que se sacó de la chistera prestidigitadora y tenga que hacer una regularización fiscal al 10% de lo no declarado en mi Renta, y eso, ministro sale muy caro; además seguramente, para satisfacer esa multa tendría que hacer una cola enorme.

La cultura se compone de muchas culturas, entre ellas, esta industria que da mucho trabajo a mucha gente. Si hacemos caso a esta 'verborrea' con la que nos regala el ministro Montoro, no habría ningún talento en la rama cultural de nuestra querida España. No tendríamos grandes autores, actrices, actores del teatro, del cine y por supuesto en las letras, en los que con nuestros Institutos Cervantes  llevamos nuestra cultura por distintos países.

No cabe la menor duda que desde pequeños, si fomentamos  la Educación Pública en general y en particular las artes y  las letras, tendríamos un hueco en el mundo. Así, el ministro Wert debería haber 'confeccionado' una Ley de Educación Universal y Pública, que invite a todos los ciudadanos a tener más cultura, así, dicho a 'boca jarro', y no echarnos una infumable LOMCE, como quien no quiere la cosa.

Tenemos un Gobierno de España que gobiernan sus finanzas, las de su partido, que no es otro que el Partido Popular. Pero de más es pura ausencia. No están en este mundo. Sigamos haciendo grandes colas, plasmadas en una pantalla grande.

3 comentarios:

  1. Hola Javier, me encantan tus serios análisis llenos de inteligente ironía. El PP odia el cine porque dice que los integrantes de esa industria son 'los de la ceja', en alusión al apoyo que mostraron en 2008 a Zapatero. Pero no solo lo odian por eso, lo odian como odian cualquier manifestación cultural, porque ya sabemos que la cultura hace a la gente más crítica y más libre. Por eso han hecho la inicua LOMCE y por eso boicotean cualquier manifestación cultural que no responde a su mamarracha idea de lo que es cultura, los toros, Manolo Escobar -qpd- o la series televisivas de ensalzamiento a la 'sagrada unidad de la patro', digo de la patria como la serie Isabel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, por tu comentario Luisa. Que pena que no te dejen escribir en los medios de comunicación, sigo pensando que eres una joya desaprovechada, pero desde mi pequeño granito de arena siempre difunto tos tus artículos.

    ResponderEliminar
  3. Javier siempre me alegran la vida tus palabras. Eso de llamarme joya desaprovechada le sube el ánimo a cualquiera que, como yo, se ve silenciada por no ser dócil...pero tengo estos días la satisfacción de ver que el sinvergüenza que más hizo por callarme irá a la cárcel...aunque no lo hará el director del medio al que le pedí trabajo hace unos meses y me dijo que a mí, ni pagando (yo) me publicarían nada... Pero bueno, yo sigo escribiendo, porque no estoy dispuesta a callarme ni debajo del agua. Un beso

    ResponderEliminar