viernes, 25 de octubre de 2013

Justicia

Voy a entrar de lleno en un terreno delicado. Lo que es justo y lo que no lo es. Seguramente habéis adivinado a qué me refiero.

Vaya por delante sin  ambages, que la vida de cualquier persona vale más que cualquier bien terrenal. Y con esa premisa sigo escribiendo lo que  mi corazón me dicta.

Las víctimas que ha dejado un río de sangre y dolor a lo largo de muchos años en España, es una de las mayores barbaridades que hemos sufrido, me refiero a las víctimas ocasionadas por ETA. Pero también he de referirme a las víctimas del GAL, del GRAPO y otras 'organizaciones' en donde su máxima es hacer el mayor daño posible, que no es otro fin, que quitar la vida a sus semejantes. Es en ese contexto en el que no se puede entender ese comportamiento humano.

Tampoco nos podemos olvidar del reguero de sufrimiento y desprecio a las victimas de individuos que se empeñan en tomarse la justicia por su cuenta. Lo habéis adivinado, también, concretamente, me estoy refiriendo a esa lacra de maltratadores, violadores y asesinos de sus parejas; también de niños, que ni siquiera sus más allegados pueden encontrar los cadáveres, para poder dar sepultura y rendir el último homenaje. Todas estas victimas han sido un goteo continúo, pero a veces silencioso en los medios de comunicación, pero no por ello menos importante, también son personas.

Naturalmente, no puedo olvidarme de aquella horrorosa confrontación entre hermanos que supuso nuestra Guerra Civil, esos insufribles años y su posterior gestión de la mal llamada victoria ¿Sobre quién? ¿Fue acaso una hazaña para que estemos orgullosos de pertenecer a esta humanidad?

Locuras existen y muchas, y sin duda no podemos vivir sin darnos unas normas de convivencia ¿Es la Justicia, entidad principal de una democracia? ¿Esta que tenemos, lo es? La Ley que nos dimos, para ser justa para todos, tiene que ser justa sin distinción ni prebendas sinuosas, para que verdaderamente exista justicia, para todos igual, y no sólo para algunos. A partir de las leyes (para todos igual), debemos acatarla. 

¿Por qué nos cuesta tanto pedir perdón? Justicia.

10 comentarios:

  1. Ya lo dijo Salvador Allende: No basta con ser iguales ante la ley, es necesario que la ley sea igual para todos...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo de que la Justicia debe ser igual para todos. Dicho ésto y a mi entender, no es igual que maten por la espalda, violen, asesinen a mujeres y niñ@s, que los q se enfrentan en una guerra. Ahí todos saben a donde van y xq. Y si los obligan pueden defenderse. Quede claro para mi no hay justificación posible para quien quita la vida a un ser.
    Gracias por exponer sus ideas, siempre enriquece.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario María. Mi escrito hoy es un clamor ante la Justicia, pero una Justicia igual para todos, no podemos legislar con las 'tripas', hay que hacerlo con leyes y que sean iguales para todos.
    Creo que he sido exquisito en mi escrito y por supuesto en una Guerra Civil, es muy complicado saber si se hizo por algo justo o fue sencillamente una matanza sin sentido entre hermanos. Si Fue así, entonces también tienen derecho todos los contendientes a enterrar a sus muertos, todos, no sólo algunos. Cuando sepamos perdonar, seremos más libres y respetados, pero todos.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo: Compartimos la idea de que, efectivamente, la ley ha de ser igual para todos, y que, por supuesto no se puede hacer con las tripas sino con el cerebro. Puedo entender la reacción de las víctimas, pero siempre he dicho que el papel de los Estados es distanciarse ecuanímemente de ese dolor, porque las leyes hechas visceralmente no serán Justicia.
    Y me encanta esa forma como has rebautizado a la Justicia, Pesticia. Porque sí, es pesticia cuando los corruptos andan impunes, cuando los torturadores del franquismo, de la dictadura, los asesinos del Caso Atocha, o los de Enrique Ruano no hayan rendido cuentas a la Justicia, o se fugaran sin que nadie pusiera especial interés en buscarlos, y un largo sinfin de pesticias que hemos sufrido los siempre, los 'vencidos', los olvidados, los que tenemos que resignarnos a que nuestros antepasados sigan enterrados en fosas perdidas y anómimas, mientras los vencedores sigan humillándonos con sus monumentos, sus beatificaciones y sus parafernalias.

    En fin, que sí, que como acertadamente dices, en este país no hay justicia sino pesticia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Leerte es enriquecedor siempre.

    A pesar de que el Pais en general cada dia nos asquea mas, siempre das luz a traves de tus CLAMORES.

    No cambies nunca Javier Te quiero

    Y voy desesperada por darte un abrazo.

    Frana

    ResponderEliminar
  6. Gracias, querida amiga Luisa. No puedo añadir nada a tu comentario, pues coincidimos totalmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Amigo Javier, comparto contigo plenamente, que tengamos una justicia para todos igual. Sabía reflexión la que tú dices: "tenemos que enseñarnos a perdonar para ser más queridos y más libres".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Vicente, de verdad ¿Pore qué tenemos estas Pesticia?
      Un abrazo

      Eliminar