jueves, 7 de noviembre de 2013

Abordar el desarme

Estoy de acuerdo con el salesiano Isaac Díez cuando dice: "No me gusta el lenguaje de vencedores y vencidos".

Viene a cuento esto pues cuando la periodista Natalia Junquera le hace varias preguntas por la posibilidad del desarme de ETA, entre ellas si cree que ETA ha sido vencida y si el final debe de ser de vencedores y vencidos, el cura responde:"No conozco la situación, pero ese lenguaje no me gusta".

Este tema, por supuesto es muy delicado y sobre todo muy sensible para todas las víctimas que han sufrido y siguen sufriendo.

¿Cómo se puede cerrar una herida tan grande?

Desde luego no es fácil, ni mucho menos, pero con todos mis respetos para las partes implicadas, se debe hacer un esfuerzo para cerrar esa herida tan tremenda.

Debe ser el mundo político el que dé el primer paso, pues es su responsabilidad para que la vida fluya con normalidad y por tanto también en el término judicial.

Pero en este proceso, no debemos obviar a las asociaciones de víctimas. pretender el perdón de la banda es una tarea muy difícil, porque en primer lugar, habrá que conseguir que la víctima recupere su autoestima, haciendo posible que pueda vivir con naturalidad la relación con su familia y por ende a nivel de organización.

¿Se puede hablar de reconciliación?

La manifestación  que hubo en días pasados contra el fallo de la 'doctrina Parot', se me viene a la cabeza el pensamiento cómo les afecta a cada víctima y los efectos que dicho fallo provoca en cada una de ellas. No puedo ponerme en su lugar, aunque lo intento, pero creo que, sinceramente las asociaciones de víctimas lo que tienen que intentar es ayudarse a superar el victimismo.

El cura Díez dice sobre las víctimas del terrorismo; "Son el testimonio de la degradación  moral de una sociedad que ha permitido atentar contra lo más sagrado, la vida".

Tanto  los terroristas como las víctimas tienen y deben evolucionar; tienen que rehacerse consigo mismo. El verdugo debe evolucionar, aunque es muy difícil que alguien que ha estado deshaciendo y rompiendo vidas, llegue a reconstruir su propia personalidad y llegue a pedir perdón a las víctimas. Espero (por el bien de todos) que se llegue definitivamente a abordar el desarme.

8 comentarios:

  1. Amigo Javier. Bien delicado que es el tema que has "abordad".
    Sinceramente, creo que si es una historia de vencedores y vencidos, quizas no en terminos literales, peri si en la realidad. Vencidos, los terroristas, a los que solo les queda el camino de la integracion democratica, vencedores, las victimas y los que nos sentimos victimas, por el placer de verlos sometidos a la sociedad que mayoritariamente hemos creado. Si, hay que olvidar el victimismo y encarar el futuro con "altura de miras" que diria alguien...

    Un fuerte saludo

    ResponderEliminar
  2. Amigo Javier, hemos padecido durante algunas décadas la lacra del terrorismo. Hemos avanzado mucho, hemos derrotado a ETA con la ayuda del pueblo Vasco, de las fuerzas democráticas y de toda la sociedad española. Es un triunfo de todos.
    Llevará años para que ETA pida perdón a las victimas del terrorismo, y todo el mundo pueda vivir en libertad sin sentirse amenazado por los terroristas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es , querido amigo Vicente, así es , sin duda alguna.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho este posteo, Javier, estoy de acuerdo contigo al cien por cien, es preciso que se evolucione, que los políticos hagan su trabajo, y que las víctimas, con todo mi respeto, no intenten torpedear un proceso que lo que tiene que buscar es que nunca más se produzcan más víctimas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luisa. Un lujo tu comentario. Gracias. Un abrazo

      Eliminar