martes, 19 de noviembre de 2013

La travesía


Esta interminable travesía que comenzó allá por el 2008 o puede ser que antes, es un camino lleno de sufrimiento para un 80% de la población de nuestro territorio patrio. He llegado a la triste conclusión de que cuando llegue el caso, no se si debo votar o no.

Me resulta chocante, incluso para mi mismo escribir esto que estoy escribiendo.

Sé que muchas personas me pondrán en la picota, sobre todo los de mi generación, que tanto nos costó llegar a votar por primera vez en nuestras vidas, aquella papeleta que algunos no sabíamos muy bien como había que introducirla, si teníamos que humedecer la solapa del sobre, habiendo introducido dicha papeleta o sencillamente meter la papeleta en el sobre e introducir el mismo en la urna (aquella cosa que desconocíamos). Y una vez hecho esto, no sin cierto nerviosismo, podíamos decir ¡Ya está, hemos votado por primera vez en nuestra vida! ¡Nadie nos había dicho cómo hacerlo y lo hicimos lo mejor  que pudimos!

Es muy triste; la papeleta que tendremos que elegir para votar en las próximas elecciones.

¿Seguirá la papeleta la inercia hacia la derecha? ¿Será hacia la izquierda? ¿Qué izquierda? ¿Será una papeleta de centro? ¿De centro izquierda? ¿De centro derecha? ¿De centro, centro?

Lo que me parece meridinanmente claro es que con la actual Ley Electoral no vamos a ninguna parte. Bueno si vamos a la parte que este Sistema quiere que vayamos, eso es lo que quieren. Somos unos peleles que sólo les importamos en el momento de introducir la papeleta a su gusto. ¿El gusto es nuestro?

Me parece que este sistema llegará a encontrarse con un callejón sin salida. Nos estamparemos sin remedio en el absurdo de decir que estamos en una democracia, cuando realmente estamos en una 'cagocracia', es una dictadura de los más fuertes, de los que tienen más dinero, que son los que manejan el 'cotarro' de la política.

Ante esta desoladora travesía hacia la nada política, tengo la sensación, que es o será posible que en las próximas elecciones la abstención será la reina de este terruño que se empeña en algo tan ilusorio como que ya hemos pasado la travesía del desierto.

El desierto somos nosotros y seguimos la travesía.

8 comentarios:

  1. A mi me asombra mucho, Javier, que haya personas, especialmente periodistas, algunos periodistas,incluso algunos a los que respeto, que recriminan a la gente no hacer nada... Pero la gente sufre, sobrevive, es cada día más acosada, y ha tomado iniciativas. Y lo primero es reconocer que frente a esta grave situación hay gente, mucha gente, que ha hecho mucho, muchísimo, que no ha dejado de levantar su voz cada día, que luchando solos lo han hecho por los derechos de todos, y sólo por poner un ejemplo, las personas que integran PAH.
    Pero a la política hay que mejorarla con política. Y aquí, quienes podrían, también responsables de esta situación, ¡qué duda cabe!, están pensando en eso: en ver si pese a todo les caen votos...
    ¿Y los intelectuales de partido...? No voy a dar sus nombres, ni hace falta. Comenzaron el año pasado, apróximadamente, a abrir la boca, una boca pequeña, eso sí, a la medida de sus aspiraciones, y hay quien ni siquiera el año pasado, sino recién, por lo menos pensarán, que no se diga de ellos que aunque tarde, no han dicho nada.
    Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
  2. Pilar, no sabes cuanto me alegro de tu comentario. La lucha ha sido y es muy larga, quizá demasiado para mi generación, por eso en mi escrito se nota una dolencia tremenda, por precisamente no ver que surja de verdad una contestación. Sabes, pues tengo el honor de que me leas, que muchos de mis escritos he propuesto acciones, y pocas personas me han entendido. Añoro muchísimo a mi gran maestro y sabio José Luis Sampredro, deberíamos al menos intentar ser como fue él.
    No dudo, como dices que hay mucha gente, mucha, que conocemos que se dejan la piel en la vida diaria, es verdad, pero no existe un verdadero apoyo grande y fuerte para contrarrestar a esta derecha que nos ha robado todo y a punto estás de arrebatarnos la dignidad, eso que nunca se puede perder en un ser humano.
    Gracias por tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muchos de nosotros emprendimos con ilusión una travesía que se nos prometía no excesivamente larga y que llegaríamos a esa tierra prometida con los nuestros, por consiguiente se nos aseguraba un futuro, al menos, de sosiego y tranquilidad que sería el preludio de la felicidad. Fue muy duro comprobar que nuestros guías no tenían ni idea sobre la ubicación de esa tierra prometida y que se iban acomodando en los oasis que se encontraban.
    Casi como en el relato bíblico la atracción hacia los becerros de oro nos omnubiló y ahora estamos pagando la ira divina que nos castiga con austericidios a vagar, no sabemos los años, por el desierto que nos separa de la prometida tierra fértil y rica.
    Si la Ciencia de la Naturaleza y la Filosofía han avanzado ha sido porque han sabido discernir entre los auténticos sabios y los embaucadores. Esas herramientas deben ser guías para avanzar en las Ciencias Sociales que permitan construir un mundo mejor. Pero hay que apremiar porque zafios y malvados pueden hacer colapsar el desarrollo de la humanidad.
    Nuestra travesía personal está en su último tramo y mucho me temo que no nos queda otra que, salvando las distancias con nuestro referente y guía José Luis Sampedro, ayudar a los jóvenes a seguir y apoyar a los sabios sin descuidar la tarea de detectar y frenar a los embaucadores.

    ResponderEliminar
  4. Querido Antonio. Totalmente de acuerdo con tu comentario. No quito ni pongo nada.
    Muchas gracias, me has entendido perfectamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Amigo Javier,me acuerdo como tú de, cuando vino la "democeracia", nadie estaba entrenado para desarrollarnos en el "nuevo sistema democrático" que se avacinaba; la verdad para mí en aquellos tiempos, fue una experiencia enriquecedora en el plano político, y sobretodo, en conseguir conquistar las libertades y los derechos. A estas alturas si nos preguntamos si valió la pena, ¡diriamos que sí!, con todas las imperfecciones y abusos de esta derecha rancia, que no hace otra cosa que quitarnos lo poco que habíamos conseguido en este periodo llamado "Transición".
    Cuando dices del sistema en un callejón, yo lo veo igual porque, llegará un momento que será tanto lo que el pueblo ha soportado de este gobierno, que sólo nos falta que, nos robe la dignidad; tienes mucha razón Javier, lo poco que hemos avanzado desde el inicio del régimen democrático, nos lo están arrebatando sin contemplaciones; dices muy bien sobre la ley electoral, favorece a los dos grandes, y no lo van a hacer si no hay una fuerte presión del pueblo y políticos en general.
    El desencanto de la gente ya sabemos que cada día que pasa va creciendo, pero estoy completamente seguro que el voto conservador (derecha - extrema derecha), no les hace falta que les digan que, tienen que ir a cumplir con su deber, la abstención puede ser bárbara como tú muy bien dices, pero, será mayoritariamente de izquierda, del descontento por las malas polítticas de este gobierno y también por la pérdida de confianza (aunque no gobiernen) de los socialistas, que no se les ve para nada ni se sabe el rumbo hacia dónde se dirigen.
    ¡Como siempre, tengo el placer de leerte amigo Javier!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Vicente, yo siempre tengo el placer de leer tus comentarios. Eso es lo importante, nuestras maneras de ver la cosas. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón en cuanto dices, Javier, la transición fue una estafa, los que nos dejamos la piel pensando que podríamos convertir este país en una Suecia del sur, vemos ahora cuánto nos engañaron y que nos han convertido este país en el Asia de Europa. Pero no nos podemos dejar vencer por estos sinvergüenzas, ni abstenernos en las elecciones, es duro tener que inclinarse por el mal menor, pero siempre será mejor que permitir que estos liberticidas sigan en el Gobierno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. De entrada un abrazo mi querida Luisa. y de salida , ni de coña votar la derecha ¿Está claro verdad?

    ResponderEliminar