viernes, 22 de noviembre de 2013

Ideas claras

Tienes que tener las ideas claras, le decía una madre a su hijo al dejarle en el colegio donde estudia. Me quedé con las 'ideas claras' como la premisa imprescindible para que podamos seguir viviendo esta etapa tan crucial que nos ha tocado vivir.

¿Qué quiere decir tener las ideas claras?. Ahí está la 'madre del cordero'.

Ideas. Sabemos más o menos lo que son , pero la claridad, ya es 'harina de otro costal'.

Permitirme que sea un poco agnóstico sobre la claridad. En primer lugar, un lugar claro es aquel, en general, en el que en su medio se ve muy bien, con nitidez; a veces la nitidez extrema te ciega y dejas momentáneamente de ver; se produce una eclosión de luz tan intensa que no ves nada.

Otras veces, ver algo con claridad es exactamente lo contrario a la centelleante luz, es cuando las cosas, los objetos tienen una especie de penumbra y entonces se adivina, se intuyen formas atractivas, precisamente por efectos de esa penumbra que iluminan trazos y trozos de la realidad.

Incluso cuando sólo se percibe una pequeña luz o punto sobre ese objeto, es cuando más claro se ve ese objeto, digamos, la idea de ese objeto.

Si has seguido mi escrito hasta aquí, entonces estarás en condiciones de ver las 'ideas claras', las claras ideas de las actuaciones de nuestros políticos.

Resulta que los grandes banqueros de las 16 mayores entidades, que serán supervisadas por el Banco Central Europeo (BCE) a partir de noviembre de 2014, quieren igualdad de normas para calcular el capital de los bancos y que al mismo tiempo no se minusvaloren las carteras de deuda pública.

Y aquí es en donde entra de lleno el 'ideas claras'. Estos 16 grandes bancos y sus correspondientes dirigentes de los mismos, quieren las ideas claras ante el próximo análisis de calidad de los activos y las pruebas de resistencia que les tendrán que realizar en el año 2014.

Ahora, yo ya empiezo a tener las ideas claras que esa madre le decía a su hijo. Tengo una idea clara, pero muy clara de lo que nos han hecho estos financieros en connivencia con los políticos en el poder. 

Tengo una idea tan clara de que nos han robado todo lo que han podido e incluso más, y además nos hacen pagar con nuestros impuestos los correspondientes rescates a la banca. Ideas muy claras quieren estos financieros.

Claras ideas.

6 comentarios:

  1. Buenisimo Javier, un Abrazo Enorme, Siempre dando en el Clkavo, jajajjaj

    ResponderEliminar
  2. Ellos si tienen las ideas claras, la Banca, eso que se llama LOS MERCADOS, el DES-GOBIERNO... y por desgracia, nosotros también las tenemos .. QUIEREN ANULARNOS COMO CIUDADANOS

    ResponderEliminar
  3. Lo están haciendo muy bien para ellos, pero no tenemos que dejarles, ahúbn estamos a tiempo.
    Un abrazo Miguel Ángel

    ResponderEliminar
  4. Esa clase de gente que se regodea en las altas esferas, amigo Javier, ya los conocemos, sabemos que "tienen las ideas muy claras" para sus ocuros negocios. Estos son los que conocemos de cerca. Hay otros mucho más peligrosos como el grupo "Bildenberg", los "Rokefeler", "J P Morgan" "la Trilateral" etc,. Estos y unos pocos más son los que dominan el mundo. Se permiten el lujo de crear "crisis", "guerras" a su antojo, porque manejan todos los hilos para enriquecerse ellos y empobrecer al resto de la humanidad. Seguramente estos potentados habrán tenido de pequeños una madre que les dijera: ¡¡hijo mío, en esta vida hay que tener las ideas claras!!. Posiblemente fuera una bondadosa madre diciendo esta cariñosa frase, pero esta clase de "depredadores" es fruto del "sistema". Estos fenómenos sin escrúpulos, se cargan al primero que se ponga por delante, y sí, tienen las ideas claras pero muy oscuros los sentimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Precisamente, por indicación de una amiga de twitter, estoy leyendo "La verdadera historia del Club Bilderberg" de Daniel Estulin, y no es que sean depredadores es que son todos los más conocidos personajes que nos hacen la vida imposible para nosotros y la estupenda para ellos.
    Estamos en manos de unos genocidas.
    Un abrazo, amigo Vicente

    ResponderEliminar