domingo, 3 de noviembre de 2013

Ilusión

Eso que funciona mejor o peor con los profesionales de la magia; esa habilidad que tienen de hacerte creer las cosas que no son verdad, que tienen truco, pero que sobre todo en los niños es una gozada verles sus expresiones, sólo verles merecen la pena que existan estos profesionales.

Yo creo que debería haber, por ejemplo los viernes, unas sesiones de magia para hacernos creer que lo que nos cuentan en las ruedas de prensa después de los consejos de ministros que nos regalan casi siempre y otras veces también una medidas lanzadas directamente a la yugular de nuestra existencia.

Es paradójico que nos tengamos que ilusionar con juegos malabares, para que de verdad nos creamos las mentiras que nos inoculan en vena.

No podemos permitir que en más de dos años nos hayan esquilmado el Estado de Bienestar que tanto nos ha costado conseguir y así por las medidas desmesuradas de recortes y recortes como si fueran molinos de viento que no cesan de mover sus aspas, que nos deparan innumerables sufrimientos, que cada vez son más obscenos, más insoportables, sobre todo en determinados grupos de población, por supuesto siempre dirigido a los más débiles, que suelen acabar sus vidas, muchos de ellos de forma trágica.

Cuando los poderes establecidos siguen aplicando los recortes que les indican los hombres de negro de Bruselas, no tienen ni idea de lo que están haciendo a la población, no es que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades, es que los que ahora nos imponen esas recetas, son para, literalmente hacernos añicos, para que los más poderosos sigan en su nube, que por cierto no es nada virtual, es muy real, gracias a las penurias que pasan los más débiles de este espantoso y encarnizado capitalismo financiero; absurdo en todas sus dimensiones precisamente fabricadas por los mismos que nos imponen las recetas, que lo único que hacen es hacer cada vez más pobres a los pobres y más ricos a los (cada vez menos en número) más ricos que existen en este mundo.

Esto, sí es ilusión.

8 comentarios:

  1. Siempre lo dije, nos estábamos acercando demasiado, sentían nuestro aliento en su nuca. Notaban su estatus amenazado... y eso Javier, eso ellos no lo podían consentir, necesitaban que todo volviese a su "orden natural", que todo volviese a ser "como su dios manda"... y en eso andan.

    ResponderEliminar
  2. Que razón llevas, era mucho atrevimiento...sabias y certeras tus palabras...

    ResponderEliminar
  3. Ojalá y no lo fueran.... Un beso Javier :-) :-)

    ResponderEliminar
  4. La verdad pura y dura , yo me pregunto ¿¿ hasta cuando aguantaremos?? En cuanto las pensiones no den para alimentar a las familias

    ResponderEliminar
  5. Amigo Javier, como tú sabes muy bien quienes dominan este mundo capitalista, son pocos pero muy poderosos (capaces de hacer tambalearse al mundo, como lo están haciendo); esa despreciable gente poderosa lo tienen muy claro, han montado un sistema capitalista a su medida, (digamos que es su empresa) y nosotros somos la materia prima que utilizan para enriquecerse; cuando ven que la gente va alcanzando unas parcelas de bienestar, (cosa que a esa casta no les favorece) pues, se reúnen y dicen ¿qué haremos para abaratar la materia prima de nuestra empresa? y allí reunidos, toman la decisión de crear una crisis global, para ellos dominar bien la situación. Entonces nosotros volvemos a nuestros orígenes ancestrales.!!Ahora los poderosos siguen siendo más poderosos y los pobres más pobres!!.
    Queda lo más sustancial de esta "casta" si no lo habíamos pensado, todo esto para que se pueda solucionar es, con una profunda movilización de la gente (cosa que dudo a estas alturas de que vaya a suceder), pero por si no lo sabíamos, "estos hijos de perra" son los que montan las guerras. Les haríamos un gran favor: montar una guerra para defender lo que nos están quitando.
    Un abrazo ¡¡Disculpa por el coñazo de respuesta, pero es lo que siento!!.

    ResponderEliminar
  6. Sufrimos las consecuencias de la caída del Muro de Berlín, de la desaparición del comunismo que hacía que el capitalismo nos diera unas migajas de bienestar para que no creásemos problemas al mundo capitalista, cuando cayó el comunismo el capitalismo no tuvo nada que temer y se ha lanzado a la depredación total de la ciudadanía. No es que haya más ricos más ricos y pobres más pobres, que sí, es que hay una mafia de ladrones que dominan el mundo, como los villanos de las películas de James Bond que no pararán hasta que la ciudadanía acabe con el capitalismo, que es el peor mal que existe en la tierra.

    ResponderEliminar