domingo, 10 de noviembre de 2013

Podemos

Estoy seguro que podemos doblegar la tendencia de la vida para que sea más racional y las personas podamos ser más alegres y sobre todo mejores con nuestros semejantes. No se trata de ser demagogo, se trata sencillamente de fijarnos en la gente que pasa por nuestro lado; nos mira y a veces su mirada es una súplica  sólo piden un poco de atención. Sé que existen personas que son verdaderamente,como a mi me gusta decir, buena gente.

Piensan que una vida puede ser mejor, pero para todos. El problema fundamental es que nos han lavado el cerebro y sólo nos quieren como personas que miren exclusivamente el mayor beneficio posible para ellas y claro se olvidan (porque les interesa) que para que a ellos les vaya de maravilla, a mucha gente les tiene que ir muy mal. Es una descompensación universal.

Es un grave error por parte de ésa élite, que dice ser poderosa y hay que hacer lo que ellos quieran que hagamos, siempre en su beneficio exclusivo. Pero están muy equivocados; para que el mundo realmente vaya mejor, hay que intentar redistribuir la riqueza que la naturaleza nos da.

Pero lógicamente eso no se da de ninguna de las maneras, cuando la soberbia, la avaricia y el afán de anular al 'otro', radica en sus entrañas.

Podemos y debemos hacer que esta casta minoritaria en el mundo se diluya en su abundancia, procediendo a distribuir lo que obviamente les sobra, no les es necesario acumular tanta riqueza, pus por mucho que se empeñen, no pueden disfrutarla y es un contrasentido sin ningún sentido. Acabarán como cualquier mortal, acabará feneciendo como cualquier otra persona y ¡gran sorpresa! no se podrá llevar la fortuna que haya acumulado ¿Para qué lo hace? ¿Para sentirse importante? ¿Para creer que está seguro en este mundo? Cuan lejos de todo ello.

Podemos y debemos concienciar a esta minoría que su satisfacción en este mundo no va a ser por tener más, sino precisamente por procurar que muchos tengan algo más para subsistir al menos con dignidad.

Podemos y debemos sentir que esa necesidad entre en los corazones de esas minorías en el mundo. Debería hacerles cambiar de actuación en su vida con sólo saber que miles de personas podrán sonreír como veo sonreír a los niños cuando les das un simple trozo de chocolate.

Podemos y debemos que esto suceda, pero ya sin miramientos. Hagamos una cruzada, pero sin sangre, sólo concienciando a esa minoría.

Podemos.

4 comentarios:

  1. Javier es muy loable tu pensamiento pero ¿de verdad crees que a esos pedazos de malas bestias codiciosas les interesan sus congéneres o la felicidad de los demás? Con esa gentuza no se puede tener contemplaciones, hay que arrancarles los derechos, porque ellos, por propia voluntad no harán mas que machacarnos cuanto más mejor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Desearía que se hiciera realidad tus buenos y sanos relatos Javier, pero estamos cansados de ver (tú también), lo crueles que son esa minoría de privilegiados que dominan el mundo y son precisamente los causantes de esta gran depresión e económica global; ¡¡no espero nada de esa clase de desalmados!!.

    ResponderEliminar
  3. Podemos, Debemos y ademas aunque muchos no quieran aceptarlo lo estamos haciendo. TQ

    ResponderEliminar
  4. Lo estamos haciendo, nuestros granitos de arena tienen su playa, seguro Os quiero

    ResponderEliminar