miércoles, 27 de noviembre de 2013

Recurso al pataleo

Después de diez años (10), ya por fin la Pesticia ha formulado un fallo en el que condena a Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón y presidente del Partido Popular provincial a nada más y nada menos que a cuatro (4) años de cárcel, sólo por defraudar a Hacienda unos 700.000 euros entre 1.999 y 2.003.

Ha sido condenado por nada más que por cuatro fraudes fiscales.

Resulta que la Audiencia de Castellón ha pensado que detectar ingresos de aproximadamente 3,3 millones de euros, sin contar por lo no declarado por su esposa María Amparo Fernández, es una 'fuente oculta' de dinero. pero lo mejor de este asunto, a mi parecer, es que llega muy pronto, jurídicamente ha llegado demasiado pronto.

Se han necesitado solamente diez años para llegar a esta conclusión. Por este caso nada más han pasado nueve (9) jueces y cuatro (4) fiscales. Ahí queda eso, para los estudiosos de la cosa jurídica en España. 

Vamos lo que se dice un verdadero modelo para que copien otros países ¿no? Me refiero para que otros países aprendan a no hacer esto, naturalmente.

Es para tomar nota. La Audiencia de Castellón considera que no ha quedado probado que Carlos Fabra, exbarón del Partido Popular, cometiera los delitos de tráfico de influencias y cohecho; hablando en plata nos referimos a los delitos de corrupción.

Debe de ser que la corrupción no existe, ni siquiera para los 'amiguitos del alma'.

Para más escarnio la citada Audiencia de Castellón, considera que Carlos Fabra no cometió tráfico de influencias, porque 'ojo al parche' no hubo ningún funcionario o alto cargo "influenciado". Perdonar mi expresión, pero 'Manda Huevos'.

El "político ejemplar", eso si después de hacer unas cacicadas y sinvergonzonadas en estos años (incluído una aeropuerto que no se usa, con su estatua enorme incluída), no dimitiera o pidiera la baja en el Partido Popular, es que sería para 'comer bolitas'.

Parece ser que los del Partido Popular aseguran que no pedirán su indulto al Gobierno.

Pero aquí no acaba la cosa.

Resulta que este "político ejemplar", dice que está muy contento y satisfecho con el fallo de la Audiencia de 
Castellón, pero no obstante hará un recurso.

Lo que nos queda a los ciudadanos es un recurso al pataleo.

12 comentarios:

  1. Esperemos que todas las bofetadas que nos dan, sirvan al menos para que esta basura no aparezca mas en la arena politica, que a nadie se le ocurra volver a votar por un mafioso (si tan solo basta con mirarlo, ni siquiera parece trigo limpio)
    Esto como casi todas las tropelias de nuestros capataces es para mear y no echar gota.
    Un abrazo Maestro.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Javier, como muy bien expones en tu escrito a los ciudadanos sólo los queda la opción al pataleo. Esta casta política, esta banda de ladrones y sinvergüenzas que se han apoderado de las Instituciones, las han saqueado y han destruido la octava potencia mundial que levantamos con tanto esfuerzo los ciudadanos honrados de este país, merecen la cadena perpetua. Sí, ya sé lo que responderá una buena parte de la población, incluso los que cruelmente son golpeados por estos miserables, que soy excesivamente duro en mis planteamientos. A todos ellos les digo que posiblemente soy más pacífico que ellos, pero esta gentuza no merecen el más mínimo respeto sino el mayor de los desprecios y castigo.

    Los españoles seguimos acobardados después de las matanzas del franquismo y sus asesinos colaboradores. No entiendo como generaciones que no vivieron aquella miserable guerra aun están acobardadas y tienen miedo a llamar las cosas por su nombre. Esta banda de miserables merece la cadena perpetua. Naturalmente que la cadena perpetua hay que aplicarla a casos concreto, la aplicación de esa pena no es ningún juego y no puede estar en manos de gobiernos corruptos, sino en el Poder Judicial, que debe ser independiente del partido que gobierne y con algún tipo de control efectivo. Tenemos que resucitar a Montesquieu. A mí me repugna tener que hablar de cadena perpetua, pero mucho más me repugna tener que soportar a esta banda de canallas que arruina el país y lo lleva a la miseria más absoluta yéndose de rositas todos ellos.

    Yo no quiero ser un cínico, yo soy partidario de la cadena perpetua, revisable si se quiere, para casos específicos como son el saqueo de las Instituciones del Estado, las grandes estafas del sistema financiero, el terrorismo, los asesinatos en serie, las violaciones y posiblemente otros, siempre y cuando el Poder Judicial sea independiente y este vetada su manipulación por la casta política, porque ya está demostrado que se trata de una casta política, mafiosa y sin escrúpulos la que tenemos en España.

    Por lo tanto, dejemos los sentimentalismos a un lado y vayamos a la cruda realidad, la sociedad no tiene por que sufrir las consecuencias que han provocado unos pocos, cada día más, ladrones-mafiosos-hijos de puta, por la falta de una legislación adecuada a nuestra idiosincrasia y la manipulación de la Justicia. Todo lo que legislan estos sinvergüenzas lo hacen en su propio beneficio, para protegerse de sus crímenes, que, ahora, ya lo podemos llamar genocidio.

    Saludos y buenos días, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidro por tu comentario. No quito ni pongo una sola coma del mismo. Afirmo como tu que estamos ante un gobierno genocida, así de claro. Pero todo esto tiene que ver con lo que dejé escrito hace días con el título "El problema es El Sistema" publicado el 18-11-2013.
      Un abrazo amigo

      Eliminar
    2. Sí, amigo, sí, lo recuerdo "El problema es El Sistena": una oligarquía de partidos y una monarquía al servicio de poder financiero que elimentan El Sistema Cleptocrático y la legalización de la Gran Estafa.

      Eliminar
  3. Querido Javier, ese derecho, el del pataleo es el único que es realmente un derecho, el único que no nos van a quitar. Disfrutémoslo pues. Aunque no sirva para nada....

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices Cata, aunque no sirva para nada y mientras esto no estalle al menos cada uno podrá patalear en sus asquerosas caras que nos inundan en los medios oficiales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No se pertenezco al mundo juridico y cada vez estoy mas asqueada de el, que gusto leer clamores otra vez que grande eres maestro gracias por tu clamor de hoyh

    ResponderEliminar
  6. Gracias Jacqui, por tus palabras sabiendo lo que pasas y estás pasando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Amigo Javier, una vez más han hecho el paripė con el caso "Fabra". Como puedes suponer, estos 4 años de condena de cárcel, "no los va a cumplir en la prisión", estoy seguro, harán como siempre, utilizando todas las influencias que esta gentuza tiene, y otra vez el pueblo será burlado por la sinvergüenceria que tenemos. Los demás casos de corrupción que hay en Valencia, poco podemos esperar, se va a quedar todo en aguas de borraja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tarde mal y nunca, eso es lo que ha hecho la Pesticia, como acertadamente llamas a eso que no hacen los jueces en este triste país. Lo de que nos quede el derecho al pataleo es un consuelo, pero a ver cuánto tiempo nos lo dejan. Porque si están decididos a perpetrar una ley de patada en la boca a la democracia, no me extrañará el día que decidan que cierran los blogs críticos con el poder. Son capables -en francés y castellano- de eso y de mucho más. Muy buen posteo, Javier, como todos los tuyos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias mi querida magnífica periodista. Contigo se puede decir alto y claro que en España esto es una des-facha-tez impresentable.
    Gracias por tus artículos, es muy importante que así sean.
    Un abrazo

    ResponderEliminar