lunes, 12 de enero de 2015

Dios del Miedo

Sigo dándole vueltas en mi cabeza por lo sucedido en Francia.

Cuando digo a los que me quieren oír y leer, por favor, quiero hacer reír a mis congéneres, para poder tener la satisfacción de ver como dibujan una sonrisa, es cuando me siento bien en mi interior.

Hoy mismo estaba esperando a que me atendieran en un comercio, haciendo una tremenda cola, para una devolución  que me habían regalado en estas fechas; cuando por fin me atiende la persona, le digo: "aquí le traigo 'dos oros' que devuelvo por estas 'dos mirras' que me llevo". Entonces veo que sonríe abiertamente e incluso suelta una carcajada, y me ha contestado: "se agradece que tenga buen humor".

He de decir que llevaba dos paquetes envueltos en papel dorado que eran dos pantalones -'dos oros'- que cambiaba por otros de distinta talla que eran lo que yo denominaba las 'dos mirras'.

Os cuento esta realidad para decir que cuando la gente se ríe, e incluso se destapa alguna carcajada espontánea, a mi me gusta y disfruto.  No cuesta nada, apenas cuesta hacerlo.

Os estaréis preguntando a que viene todo esto. Pues es muy sencillo.

Los fanáticos que han realizado la masacre en la revista Charlie Hebdo, no deben de saber lo que es la risa y creo que es porque no saben, no entienden que el ser humano quiere y desea reír, incluso de su propia sombra y hacer arte con un lápiz y una hoja de papel , arrancando una sonrisa o una carcajada.

No sé si en la Declaración de los Derechos Humanos está escrito el Derecho a Reír;  sí, así con mayúscula.

Me parece que mientras sigan prohibiendo la risa, creo que no hemos avanzado nada o apenas nada en la raza humana.

Puede ser que lo que nos pasa es que tenemos miedo a reír, o también es que tenemos miedo al diablo. Si esto es así, me produce una tristeza tremenda; entonces el culto a cualquier dios, se transforma en un dios del Miedo.

Y eso no me parece nada conveniente, que las religiones se basen en el miedo a reírse,  en vez de disfrutar de la vida sin hacer daño a nuestros semejantes.

Es triste sin duda, si esto es así. No quiero rezar a un dios que se llame Miedo. No, no quiero y nunca lo haré. Me niego.

Y todo esto que he escrito viene a cuento porque no puede ser que nos quiten la risa, el humor, las cosas contadas con mucha inteligencia, y no debemos aceptar que cualquier arma mortífera acabe con la sonrisa.

No quiero ningún dios del Miedo.

12 comentarios:

  1. Precioso posteo, sí señor. Me encanta eso de que el derecho a la risa figure en los Derechos Humanos. Gran acierto. A las religiones siempre les ha molestado la risa, no solo a los actuales yihadistas, a los integristas cristianos les molestaba muchísimo, recuerda El nombre de la rosa de Umberto Ecco. En los colegios religiosos reñian a las niñas cuando se reían... y ¿recuerdas las caras de seria brutalidad de los falangistas y similares especímenes? Tienes razon, el derecho a la risa es el derecho, también a la intelgencia, asi sí, no toleremos esos dioses del miedo y la tristeza. Y me encanta tu anécdota sobre el oro y la mirra. Eres genial. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Muchos abrazos grandes para una gran periodista.
    Un inmenso placer el haberte conocido.
    Un abrazo de oso muy agradecido. Muchas gracias, querida Luisa

    ResponderEliminar
  3. Creo, que es el pensamiento más hermoso que yo he tenido el placer de leerte. Y ¿sabes? Yo, precisamente, he sido muy autocrítica siempre con la risa porque me eduqué en un ambiente paternal así.
    A lo largo de los años me he dado cuenta que hay que valorar, y mucho, a todas aquellas personas que primero, saben reírse de sí mismas, y disfrutan haciendo sonreír a los demás.
    Muy lejos de religiones, que las dejo a un lado, sonreír por algo es lo más bello que existe. Y creo, que con una sonrisa se llega muy lejos.
    Muchas gracias.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Querida Marian, no tienes ni idea de lo mucho que valoro tu comentario. Te agradezco de corazón que me apoyes en lo que digo. Muchas gracias por todas tus palabras, que me emocionan. Gracias Marian.
    Recibe un abrazo de los míos <8>

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Javier. Con ánimo de reforzar tu mensaje (excelente) adjunto este post, en el cual explico que "toda acción tiene su reacción"; hago énfasis en la simpatía y cordialidad. Salu2.
    http://maresmicus.blogspot.com.es/2014/12/3-ley-de-newton-que-consigues-con-el.html

    ResponderEliminar
  6. Por algo tan especial como aprender a conocerle mejor, comenze a leer sus opiniones y la verdad que mi satisfacion aumenta cada dia ,creo que todos los comentarios tienen ese gran valor de las personas que entregan sus pensamientos a algo tan simple como hacernos reflexionar, reir y sentir, con ello cada dia aprendemos a ser mejores y si esos pensamientos son tan limpios y claros como los que vd. ofrece puede estar seguro que todos aprendemos cada dia algo que nos ayuda a vivir la vida con optimismo y lejos de esos miedos que a mi particularmente no me acoge nunca siempre tuve la conviccion que vale mas un minuto de risa que mil llorando y con miedos.
    Ante todo gracias por seguir siendo asi
    un amigo y fiel seguidor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Germán, te estoy muy agradecido por tus palabras. Creo que si todos fuéramos un poco más humanos y menos soberbias, las cosas de la vida irían mejor.
      Muchas gracias y espero no decepcionarte con mis reflexiones.
      Un abrazo amigo

      Eliminar
  7. Sonrie... Rie a carcajadas ahogando en el buen humor cualquier intento de rendición por miedo. TQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, mejor iría el mundo con menos soberbia de la que hacen gala muchos de sus habitantes. OQM.
      Un abrazo grande <8>

      Eliminar
  8. Te agradezco sinceramente este inteligente, simple y bello post , amigo Javier.
    El miedo, es empleado por aquellos que no creen y no quieren que afloren las libertades; con el miedo se consigue que no se evolucione, con el miedo, se nos priva del derecho a ser feliz, se nos priva a reir. Tienes razón amigo Javier, ¿ por qué no, figurar en la Carta de los Derechos Humanos?, el derecho a reir. En este mismo instante, esbozo una leve sonrisa de admiracion y satisfacción por la brillante idea, porque considero que no es un tema menor que vivamos en paz y buena armonía y, desterremos para siempre de este planeta tanta maldad, tanta soberbia, tanta incomprensión y tanto odio entre los pueblos, entre civilizaciones. Ahí parece que ha quedado en el cajón del olvido, el tan criticado proyecto de "ZAPATERO", ese gran proyecto de acercamiento y reencuentro entre dos mundos distintos que no pueden encontrarse. Simplemente con el derecho a reir ....... hallariamos la solución.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias amigo Vicente, siempre me comentas mis escritos con mucho cariño y sobre todo comprendiendo que la vida es algo más que buscar un beneficio, es algo más es la mirada de alguien que se cruza en tu camino y te está implorando que le comprendas. Tenemos derecho a reír y hacer reír a nuestros semejantes, pero la mayoría se refugian en sus castillos impolutos de su dignidad, sin saber que tiene mucho que agradecer a las que les rodean.
    Tenemos que reír, incluso a pleno pulmón para que de verdad se enteren nuestros vecinos que merece la pena.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar