domingo, 28 de abril de 2013

Austeridad

Es una palabra que me recuerda a los campos de concentración de Auswitch, no lo puedo remediar. Austeridad significa mortificación de los sentidos y pasiones. Se puede ser austero pero comiendo lo  necesario y suficiente, no rebuscando en la basura.

Espero y deseo que la 'merkeliana' actitud de empeño en seguir contra viento y marea, caiga por su propio peso y dé paso a una política de crecimiento controlada para que puedan empezar a fructificar las ganas de salir de esta crisis que cada vez se enroca más en su austeridad.

Austeridad mal llevada, pues no han atacado la raíz de donde viene esta crisis. Recordemos en dónde empezaron todos los males en los bancos mal llamados de inversión y en las casas de bolsa. Ellos han sido los causantes con la connivencia de los gobiernos de turno, aquellas 'famosas subprime'.

La gran brecha creada entre los más ricos y los más pobres, es en realidad en donde todo el mal se ha volcado que padecemos. ¿Por qué no puede ser un dígito distinto el déficit? ¿Por qué tiene que ser un 3%? ¿no puede sor otro objetivo para salir de esta crisis? La crisis se ahonda más y más con esta política de austeridad solitaria.

Es la solitaria que nos está cunsumiendo sin remedio y vamos quedando tan famélicos como los habitantes de los campos de concentración. Están cometiendo un 'autericidio'.Miles de personas no aguantan esta situación y se suicidan ya que no ven ninguna salida a sus vidas y la de sus familias.

Pero Merkel no cede, es más quiere imponerse también al Banco Central Europeo. Seamos realistas, la austeridad también tiene su límite, con su actitud está devastando a Europa. Estamos a tiempo de rectificar.

A nosotros ya nos han dejado claro tras el último Consejo de Ministros que hasta como mínimo el año 2016 ni pensar en nuestra posible recuperación. A cambio más impuestos, más recortes.Desmontando la economía del bienestar.Única fórmula, austeridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario