domingo, 9 de marzo de 2014

Exilio

Desde hace tiempo estoy dándole vueltas a esta palabra. Y diréis, ¿por qué?. Es una sensación que tengo, desde hace tiempo de que nuestras vidas poco a poco están exiliadas. 

Parece algo contradictorio, pero lo que me ocurre es que ya no distingo si estoy o no en mi país.

De repente, estábamos como aletargados, como si no supiéramos que estábamos aquí. De pronto, sale el sol, las lluvias cesan, los vientos se calman, los políticos se ponen a sus campañas para las elecciones europeas, aparentemente estamos en este país, pero no.

En realidad es un exilio. Proclaman que Andalucía y Cataluña quieren más dinero, más y 'tú más'. 

Desembocan los agravios comparativos. 

De repente parece como si la primavera se adelantara y la eclosión de la vida se pone en marcha sin avisar, pero me doy un batacazo (qué mala pata tengo), leo que a una familia le han arrebatado la subvención que tenían por la dependencia que tiene un hijo pequeño por una enfermedad 'rara' y entonces me pongo raro y me siento exiliado y me digo: este no es mi país, no. no lo reconozco como tal. 

¿Os imagináis todos exiliados? 

Pues esa es la sensación que tengo, aunque reconozca que  en el fondo, sea un impulsivo escribiendo.

Creo que sigo en el exilio.

10 comentarios:

  1. Es así. Exiliados.
    No puedo decirte nada que no sepas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gran clamor el tuyo creo que muchos nos sentimos así gracias maestro

    ResponderEliminar
  3. Hemos vuelto a exilio interiro que sufrieron los intelectuales de izquierdas durante la dictadura.Realmente este Gobierno es su hijo putativo, y aquellos que vivimos en el presente estamos sufriendo cosas muy similares a las que vivieron nuestros padres y abuelos. Ahora no nos fusilan -de momento- pero nos mantienen en ese doloroso exilio interior de silencios y frustraciones.Un abrazo Javier, por tu sensibilidad al calibrar el drama que sufrimos quienes no pertenecemos a los que mandan.

    ResponderEliminar
  4. Formidable relato el tuyo Javier, se corresponde totalmente con la realidad.
    Esta gente nos tiene como anestesiados o mejor dicho, apartados de su nefasta realidad política, teniéndonos al margen a nosotros los que no pensamos como ellos.

    Tienes toda la razón, estamos exiliados con esta "casta"de la derecha nostálgica del "Franquismo".

    Estoy contigo amigo Javier, no puedo más que, estar en tu misma sintonía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar