lunes, 3 de marzo de 2014

Nostalgia

Creo que no tengo más remedio que levantar el pie del acelerador, y una vez pisado el freno, parar y mirar la vida sin que me molesten estos insolentes de nuestras vidas que dicen regir los destinos de España.

Debe de ser natural y lógico que si casi todos los días vuelco los sinsabores de mis conciudadanos y míos propios por las , generalmente, injusticias que nos deparan, casi siempre todos los viernes. Necesito parar un rato.

Por éso hoy dejo que entre mí,  la nostalgia ('Tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida'), de mis años de niño, en donde la inocencia imperaba a sus anchas en mi ser.

Recuerdo como si fuera ayer, que me pasaba horas y horas (eso creo) haciendo componendas distintas, con un juego de piezas de construcción de madera de varios colores, sí esos juegos que me embelesaban haciendo 'construcciones' que a mí me parecían 'insuperables', aunque sabía muy bien que con un pequeño movimiento de mi mano se podían desmoronar como si fuera un castillo de naipes.

Pero éso no me importaba, eran creaciones mías y de nadie más, y por ello me producían una gran satisfacción, como si estuviera en una nube en la que nadie me alcanzara. 

Nadie me enseñaba (que determinadas posiciones de las piezas eran imposibles), pero aun así, cuando se caía la 'construcción' ante mis ojos, inmediatamente me decía a mi mismo, seguiré haciendo otras que puedan aguantar mi imaginación, para hacer realidad esa posibilidad que yo intuía.

De las nostalgias que ahora expongo ante los que me leéis, os pido disculpas; necesitaba soltar amarras de mi interior, pero con naturalidad, sin forzar nada ni a nadie.

Gracias por llegar hasta aquí; hasta mi nostalgia.

16 comentarios:

  1. Javier, al leer "Nostalgias" me has hecho recordar un tango que se llama igual NOSTALGIA y que me solía cantar mi difunta madre cuando era pequeño para hacerme rabiar, pues es muy triste la canción (pero hermosísima).
    #batallitas

    ResponderEliminar
  2. Es que estoy saturado de esta salvajada que nos están haciendo y necesitaba sacar algo de dentro para desintoxicarme.

    ResponderEliminar
  3. La nostalgia es muy linda. Te agradeceré alguna más. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Espero, que tras el paréntesis, nos sigas deleitando con tu página,que siempre resulta de gran interés.

    ResponderEliminar
  5. De vez en cuando apetece volver atrás, a recordar tiempos mas felices que no menos duros. Me gusta. Un beso Javier.

    ResponderEliminar
  6. Precioso posteo, Javier... ¡¡cuántas horas pasé yo con ese mismo juego!!, haciendo castillos imposibles, inventando las historias de quienes lo habitaban. Qué vida aquella, en la que no existían más problemas que la rabieta o la reprimenda de los mayores... Que razón tienes cuando dices que hay que de vez en cuando que dejar que los sentimientos dejen paso a la rabia y a la indignación en la que nos sumen los asesinos de libertades e ilusiones. Y qué bien lo haces tú, amigo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Luisa por tu comentario que se te sale del corazón.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  8. Amigo Javier, haces mención a los tiempos de la niñez. ¡Qué tiempos aquellos, qué inocencia más pura dónde no existía la maldad y la ruindad de los que nos desgobiernan!. Es verdad, cuándo recuerdas los tiempos aquellos, es normal que nos entre la ponzoña de la nostalgia. ¡Claro qué sí!, entonces no conociamos las maldades que ahora nos tenemos que tragar día tras día, por eso nos entra esa tristeza melancólica, porque, sabemos que es imposible recuperar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias amigo Vicente, tenía que hacerlo, es tanta la presión que nos meten estos mequetrefes de pacotilla, que solo con su soberbia están hundiendo a un país. Pero la nostalgia de los buenos momentos es buena para los tiempos actuales, se te hacen mas llevaderos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. La maravilla es que somos todos los que hemos sido, y los que aún nos quedan por ser. Quiero imaginarte de niño. ¡Lo intento! Garabateo alguna foto. Casi lo consigo. Pero me conformo con oír tu voz o tu silencio mientras juegas, mientras eres el dueño de tu pequeño mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que bien describes lo que quise garabatear en esta reflexión.
    Gracias, Pilar un lujo haberte conocido

    ResponderEliminar
  12. Que bonito regresar a la nostalgia melancolica de los buenos momentos vividos,nada ni nadie podr'a nunca arrebatarnosla.
    Lastima que en segun que momentos esa nostalgia sea aun muy dolorosa.

    ResponderEliminar
  13. Pero siempre procuramos que en nuestros recuerdos primen los buenos y eso nos hace posible pasar los malos.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar