domingo, 2 de noviembre de 2014

Al otro lado del plasma

Al otro lado del plasma, Rajoy
¿Qué es lo que ocurre realmente al otro lado del plasma del presidente del Gobierno de España?

Me gustaría tener poder, pero no un poder como el que tiene Rajoy; sencillamente me gustaría tener un 'espejito parlante' como el de la madrastra de Cenicienta y preguntarle qué hace, qué piensa de los ciudadanos españoles (sobre todo de esos casi 11 millones que le votaron), que dice estar gobernando.

Cuando sales de un atolladero en tu vida y al final dices: que tranquilo me quedé diciendo la verdad. Eso quisiera yo saber de Mariano Rajoy, a parte de tener 'coletillas' en su lenguaje desde el púlpito del Congreso de los Diputados como el 'y tú más' y la 'herencia recibida'.

Todavía no he oído, ni visto, ni escrito que diga: vamos a solucionar esto que llevamos desde hace tiempo sin resolver: que no es otra cosa que la financiación del Partido Popular.

Aquel 1 de agosto de 2013, fue de libro, para enseñar en las escuelas y universidades españolas de lo que no debe hacer un presidente de gobierno democrático.

Lo peor de todo no es esto, que lo es, lo peor de todo es que nos tiene enfangados en su mierda, pues no olvidemos los últimos datos de Cáritas y Unicef, diciendo al mundo el escandaloso nivel de pobreza que hemos alcanzado,  gracias entre otras cosas, (algunas cosas como dice Rajoy) tan lacerantes como el hambre y la pobreza en la población infantil, como resultado de todos los recortes en esas políticas que inciden directamente en los ciudadanos.

Supongo que una persona que dice: "las cosas se tienen que hacer como  Dios manda", no creo que cuando le llegue el momento de dejar este mundo, supongo que su dios no le podrá recompensar con el Cielo.

¿Por qué esa soberbia tan recalcitrante? Me temo que la verdad, lo que se dice la verdad de su actuación, está escondida al otro lado del plasma.

10 comentarios:

  1. Hace unos años tuve que ir a abrir una delegación a otra provincia. No había otro remedio. Ante tal reto adopté la postura de Rajoy: tengo que hacerlo, no hay otro remedio, tengo que demostrar que puedo Actué parecido a él durante 7 meses (procastinando y utilizando el autoconcenvimiento). Por suerte, alguien me ayudó a reflexionar a mitad del desastre, y un día dije "os doy 15 días, buscaros a otro". Estoy convencido que Rajoy debe de ser un gran trabajador, pero no es sufiiciente; la guerra que es la vida (y mucho menos la laboral) no funciona así, excepto que luego quieras encontrarte posts como éste que escribe Javier y tantas otras personas, con toda la razón.
    Saludos crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Gracias Luis, tu comentario es soberbio, pero no de la soberbia de MR., es en el buen sentido como es lógico.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. La SOBERBIA de Rajoy es la sobrebia de los incapacitados la de los que necesitan ser halagados para ocultar su mediocridad.
    Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  3. Exacto Miguel. Para llegar un poco más allá es necesario ir aprendiendo de los momentos mediocres que todos tenemos y saber dejarlos a un lado a tiempo. Si no se hace esto los resultados son peores. Tanto el caso actual como el anterior nos pueden servir de claro experimento. En ambos, además de pagarlo el protagonista, lo pagan todos los actores.....que a su vez, muchos de ellos han escogido al protagonista con anterioridad.

    ResponderEliminar
  4. Exacto. Gracias, Luis por esa aclaración tan oportuna.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Javier, ahora sí, creo un poco que, la vida política de Mariano Rajoy está más que acabada, aunque siempre me queda esa duda "puñetera" de que, vuelva a recibir ese apoyo mayoritario incomprendido por una mayoría de ciudadanos; si el ciudadano es consciente del gran atropello que ha supuesto para este pais, por las politicas antisociales e inhumanas del PPopular, tomará nota y sabrá que hay otras alternativas para levantar esta economía castigada por la soberbia de unos malos gobernantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sospecho, amigo mío, que Raxoi no piensa en los ciudadanos, sus súbditos, sino tan solo en servir a sus amos y llenarlos el bolsillo para que se lo llenen a su vez a él y a los suyos. Detrás de su plasma no creo que haya verdad alguna, sino un muladar de miserias, egoismos, despotismo, fascismo...cosas muy feas y muy malolientes.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Amiga Luis, es la ineptitud supina la que ha llevado este individuo a hacer verdaderas barbaridades, que nos están saliendo muy caras, entre otras cosas por seguir los dictados de Merkel para los avariciosos capitalistas.
    Creo que le está llegando la hora por esa incapacidad demostrada de dirigir un país, a ver si podemos quitarlos de enmedio

    ResponderEliminar
  8. En cuanto a la economía, la crisis es política, pero en cuanto a ésta, es moral.
    No se puede esperar nada de quien no valora los derechos sociales ni la dignidad de los ciudadanos.
    Saludos, Javier.

    ResponderEliminar