viernes, 7 de noviembre de 2014

Voto de pobreza

Arzobispo de Mérida-Badajoz
Recuerdo cuando era chico que en mi Segovia natal había (y creo que sigue habiendo) conventos en donde los integrantes de los mismos hacían voto de pobreza; me impresionaban, como niño que era, -yo iba bien calzado, sobre todo en el riguroso invierno-, algunos frailes y monjas de dichos conventos que en pleno invierno calzaban sandalias sin calcetines.

Acabo de leer, por cierto sin mucha sorpresa que el arzobispo de Badajoz (por cierto no entiendo de jerarquías eclesiásticas, pero me imagino que que el arzobispo debe de ser más que el obispo) su voto de pobreza es disfrutar de una 'suite de lujo' de 500 metros cuadrados con jacuzzi e hidromasaje.

Mire usted, Santiago García Aracil -que así parece llamarse el arzobispo de Badajoz-, sólo le diré que al ser un gran cargo, supongo que se confesará todos los días, después (seguramente) de haberse secado su cuerpo al salir del jacuzzi chorreando felicidad, sabiendo que miles de niños no tendrán ni para una comida al día para alimentar sus cuerpos. Gusto le debe de dar ¿no?

Y ya no digamos de los 500 metros cuadrados para solaz de sus misas, que seguramente acudirán muchos fieles, a juzgar por el espacio que tiene su suite.

Por cierto, me alegro por sus feligreses que le seguirán llenando el cepillo ese de pedir limosna para que no le falte de nada. Pero déjeme que le diga -aparte de su religión- ¿no le da vergüenza? ¿lo sabe su máximo jefe el papa  Francisco?

Si, seguramente esto es lo que se denomina  en general 
voto de pobreza.

6 comentarios:

  1. Este sinvergüenza goza de todo eso gracias a los trece mil millones mensuales que este gobierno de prevaricadores que malversan los fondos públicos les entregan después de robárnoslos a todos. Porque si el jacuzzi y los quinientos metros lo tuviera de su sueldo de trabajador honrado a mi me importaria un carallo su voto, lo malo es que toda esta gentuza disfruta de tanto a costa de robarnoslo a los demás. Malditos sean. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Nunca mejor dicho, que cada uno con su dinero haga lo que le venga en gana, pero este y muchos más utiliza los dineros públicos. Qué asco me dan estos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Exactamente, me gusta que la gente disfrute de lo merecido. Cada cual con su dinero, sudado, luchado... Pero este señor dudo que disfrute de su lucha, disfruta del espantoso saqueo de fieles inocentes, no fieles robados por el estado, incluso probablemente de mi calzado de invierno como dices. Yo si hago voto de pobreza involuntario con sandalias sin calcetines. Pero no importa, sigo sonriendo de verdad, apuesto a que el compra su sonrisa. TQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frana sabes que os quiero y os adoro y sobre todo lo que estoy seguro es que estáis descalzos siempre, me consta. pero seguis estando que es lo importante.

      Eliminar
  4. El Arzobispo de Mérida señor Santiago García Aracil, a este pobre señor le tenéis que tener lástima; forma parte de su penitencia al pasar por este mundo con todos estos privilegios:- suite de lujo de 500 m2, Jacuzzi e hidromasaje. Todo esto amigo Javier con un poco de "sorna e ironía" te diré: que le ha sido impuesto como penitencia. ¡¡¡Él no quería, pero.......!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penitencia es seguro, amigo Vicente, no lo dudo pero, vergüenza es sin duda alguna.
      Un abrazo

      Eliminar