sábado, 22 de noviembre de 2014

Hace más de 75 años

Desde que comenzó esta 'crisis' se han celebrado nueve 'cumbres' del llamado G-20 (20 países más ricos del mundo).

La globalización no ha sabido tomar el pulso al mundo para saber qué recetas hay que aplicar para que salgamos de una vez por todas del hoyo en el que nos han metido.

Recordemos que este grupo 'selecto' de ricos países empezaron su andadura con el G-7, luego fue el G-8, G-14 hasta llegar al actual del G-20.

Así con estas siglas, se está indicando que cada vez existen más países más ricos y que como contrapunto consiguen que los países pobres sean más pobres.

Estas reuniones tuvieron su manifestación más democrática ¿democrática? cuando Lehman Brothers se fue literalmente al carajo, y entonces surgieron los gritos para reformar el sistema financiero mundial.

Pero poco a poco se ha ido desvaneciendo esas ganas de 'arreglar' y ese espíritu aparente, al final está abandonado. Muchos países creímos por fin la posible panacea, para que esto no volviera a ocurrir, para salir de este marasmo, pero a muy pocos les interesa solucionar.

Hace más de 75 años Keynes, dijo que esto era un problema de infraestructuras, que el camino para lanzar la economía mundial, pasa irremediablemente por la inversión pública en grandes infraestructuras físicas y tecnológicas.

Poco han aprendido los grupos selectos, repito, para relanzar la economía se necesita inversión pública, lo dijo Keynes hace más de 75 años.

4 comentarios:

  1. Amigo Javier, está más que claro que nuestros gobernantes locales y europeos, no están por la aplicacion de políticas "keynesianas; ya lo llevan diciendo expertos y grandes economistas como: Paul krugman, José Carlos Diez.
    Estos y otros economistas llevan desde el inicio de la crisis, pregonando el gran error de los mandatarios europeos al aplicar las políticas equivocadas. Está claro que éste es el método de la derecha: crear paro, miseria, por no hacer políticas expansionistas basándose en la austeridad. Lo que no puede ser es, crecer sólo con el ahorro sin hacer grandes inversiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Otro día próximamente hablaré de Juncker el nuevo presidente de la Comisión Europea de su nueva agenda económica.
    Gracias por tu comentario amigo Vicente

    ResponderEliminar
  3. Para los ultraliberales Keynes debe ser un peligroso rojo, dado que sus teorías quitan la razón a sus planes. No es que no aprendan ni que desconozcan las recetas de Keynes, es que les importa un carallo relanzar la economía, la suya, la de enriquecerse a base de empobrecer al resto de la humanidad les va muy bien, y en ello están. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es Keynes algo que incomodó y sigue incomodando a los liberales de la economía.
    Espero que puedan cambiar las políticas estos desastrosos de bruselas que nosn han jodido pero bien jodido

    ResponderEliminar