viernes, 21 de noviembre de 2014

La política de presiones

El Fiscal General del Estado Torres-Dulces
Leo repetidamente en los llamados medios de comunicación que el Ejecutivo y la Generalitat se acusan uno al otro de presionar al Fiscal General del Estado.

Repaso de nuevo las funciones que tiene dicho fiscal dentro de nuestro ordenamiento jurídico. Y sigo flipando en colores, aunque ya estoy empezando a flipar en grises que se transforman en un borrón y hacen que el fiscal sea un punto negro muy negro.

Sigo sin entender como se sigue politizando a lo que hemos dado en llamar en democracia el poder judicial -en principio uno de los tres pilares básicos en una democracia que se precie-.

Confieso que estoy muy cabreado por las olas y olas de decisiones en principio jurídicas pero que yo percibo realmente políticas, pero muy políticas, tanto que llegan a fundirse los tres poderes básicos independientes en uno sólo: el Gobierno de España, y eso no puede permitirse de ninguna manera..

Luego no me digan que algunas formaciones nuevas se aprovechan e irrumpen en la política para hacer comunismo, populismo, y todos los ismos que queráis; no se desaten en gritos, y les digo no haréis lo que os de la gana, ya está bien; queremos terminar este régimen que aplasta todos los derechos, empezando por los derechos humanos, si, esos derechos que nos han quitado en aras de las economías de los más poderosos, para seguir aplastando a los que ya nada tienen.

Que no canten victoria de los que de una u otra forma se empeñan en utilizar encrucijadas, que lo único que buscan es coronar su soberbia para seguir desgobernando y hundiendo a un país.

Basta ya de hacer la política de presiones.

8 comentarios:

  1. Justo cabreo, querido amigo. Esta gentola -gentuza en valenciá- llevan años dándole patadas a la tumba de Montesquieu. El poder judicial, la fiscalía, el Supremo, el Constitucional, todos en manos del PP, o del PSOE cuando toque...si es que vuelve a tocar porque no fuimos capaces de mandarlos a prend pel sac de una santa vez. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente me tienen muy cabreado. Como tu dices esta gentola ya ha abusado demasiado de la paciencia de los ciudadanos y ahora se dedican a mamporro con todo el mundo.
    Un abrazo grande, Luisa

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Javier, no es para menos tu cabreo, que es el cabreo de la inmensa mayoría de españoles que odiamos la mafia del bipartidismo. Estas son las consecuencias de lo que hizo el hijo del lechero, Felipe Gonzáles Márquez, asesinó a Montesquieu. ¡y cómo lo asesinó!, le allanó el camino a la derechona rancia. Así juntos (PP y PSOE) han convertido España en su coto privado para sus bacanales a costa de hundir al ciudadano en la miseria más absoluto. Justificado cabreo...

    Saludos Javier

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Isidro. Si me tienen harto cabreado y sigo sin entender que la gente en general no explote, con toda esta indecencia derramada ante todos los ciudadanos.
    Espero y deseo que esto se acabe de una vez por todas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, Javier. Ciertamente lo ya inaudito es que el pueblo no explote. Tengo la sensación de que padece de un Síndrome de Estocolmo o algo así.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que algo de eso está pasando.
    Esperemos que la gente abra los ojos y vea lo que nos está pasando y reaccione.
    Un abrazo. María

    ResponderEliminar
  7. Amigo Javier, todos estamos cabreados de ver lo sinvergüenzas que son nuestros desgobernantes; tienen el poder absoluto en el conjunto del país y lo que tú dices: han absorbido los tres pilares de la democracia, los tres poderes en uno solo.
    Nunca había sucedido la concentración de poder en tan pocas manos. Nunca se hubiera dicho que Mariano Rajoy fuera el dueño absoluto de su "cortijo".
    Es imposible que funcione la democracia cuando la tienen secuestrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Vicente, bien dices que la democracia está secuestrada y tanto. Quiero pensar que cada vez falta menos para liberarnos de esta trampa de gobernantes que sólo van a lo suyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar